no comprar perros en tiendas

Por qué nunca debes comprar un perro en una tienda de mascotas

La primera razón es muy simple: porque un perro no es un producto, no es una mercancía. Sin embargo, la gente sigue comprando perros por capricho estético y por modas, si no en una tienda, lo hacen a criadores o particulares.

Puestos a elegir, si actuamos por querer un perro de características específicas, ya sea porque guste estéticamente, o ya sea porque guste según su funcionalidad (de pastoreo, de guardia, protector, etc.), debemos hacerlo a través de un criador profesional, antes que en una tienda de mascotas (a un particular no le podrás pedir garantías de ningún tipo), aunque antes de acudir a cualquier particular o criador, siempre es recomendable visitar protectoras y perreras ya que se tiende a pensar que en estos sitios solo hay perros mestizos y te sorprenderías de la cantidad de razas de perros que hay tan variadas.

En gran número de tiendas de mascotas compran los cachorros a mafias que crían perros en las famosas granjas o fábricas de cachorros. Estas granjas o fábricas son lugares clandestinos cuyas medidas higiénicas y sanitarias dejan mucho que desear. Perras que las hacen criar dos veces al año, que no salen de sus jaulas en toda su vida y que viven hacinadas con la única función de criar para enriquecer a unos pocos.

Además, los cachorros que lucen tan espectaculares en los escaparates de las tiendas, han pasado por un calvario antes de llegar a destino: separación temprana de su madre y hermanos, viajes interminables en camiones, sufriendo un estrés absoluto donde se entregan a la tienda con una documentación falsa y en condiciones de salud precarias aunque no lo parezca.

Muchas de los cachorros que son adquiridos en tiendas de mascotas suelen enfermar y la mayoría desarrollan problemas de conducta provocados por una infancia traumática y estresante.

Solo nosotros podemos cambiar esta situación. Si no compramos a tiendas de mascotas ni a criadores no profesionales, seguiremos alentando a estas mafias que se mueven solo por dinero.

Muchas personas no quieren adoptar porque piensan que los perros adoptados son más propensos a desarrollar problemas de conducta cuando es totalmente al revés. Cuando una persona quiere un perro, nada mejor que acudir a las protectoras para ver qué perro se ajusta a su estilo de vida. Cuando cruzas la mirada con el perro que se ajusta a ti, enseguida lo notas.

¡Comparte!

Deja un comentario