mastitis en perras

La mastitis en perras

mastitis en perrasLa mastitis es una enfermedad muy común en las perras lactantes (y excepcionalmente, en perras con embarazos psicológicos) y se trata de una infección en las mamas. Es más común de lo que se cree y un problema muy molesto y doloroso para las perras, por lo que habría que tratarla con urgencia para evitar que se agrave, así como evitar que los agentes infecciosos sean digeridos por los cachorros lactantes.

La mastitis se origina por una bajada de las defensas de la madre, que provoca que unos gérmenes patógenos, los más comunes llamados estafilicocos aumenten su peligrosidad instalándose en la leche de la madre y en sus mamas. ¿De dónde salen estos gérmenes? Estos gérmenes aparecen a causa de las lesiones que los cachorros producen con sus uñas afiladas en el pezón de la madre, cuando instintivamente empujan con sus patas las mamas para la producción de leche.

Es fundamental que, como propietario, tengas constancia de esta enfermedad, puesto que si tu perra padeciera mastitis, esto provocaría la mala calidad de la leche volviéndola tóxica y pudiendo provocar la muerte de los cachorros.

Síntomas de una mastitis:

  • La perra pierde el apetito y está triste.
  • Dolor en los pezones de la perra que provoca que deje de mamar,y por tanto, la retención de la leche puede provocar serias consecuencias: abcesos, tumoraciones, etc. en las mamas.
  • Vómitos y diarreas.
  • Fiebre.
  • Aumento de las pulsaciones cardíacas.

Cómo evitar una mastitis:

  • Toma medidas higiénicas inmediatamente después del parto, limpiando con gasas húmedas las mamas de la perra y repitiendo esta práctica a lo largo del periodo de lactancia de la perra.
  • Sigue una limpieza exhaustiva del “nido”, limpiando las deposiciones de los cachorros evitando que las pisen.
  • Observa que las mamas de la perra no tengan heridas, estén muy duras y rojas. Si es así, no dudes en consultar al veterinario para que pueda tratarla con pomadas antiinflamatorias.

Ante cualquier duda, consulta tu veterinario. Si el veterinario diagnosticara una mastitis, tendrías que apartar a los cachorros y deberías alimentarlos a biberón con leche artificial. Por su parte, la perra debería ponerse en manos del veterinario para tratarla con sumo cuidado, vaciando la leche sobrante y tratando las mamas doloridas con antibiótico, antiinflamatorios, etc., según la gravedad de la infección.

¡Comparte!

22 Comentarios

Deja un comentario