alimentación natural para perro
silenciador de ladridos
Educa a tu perro
Cómo educar a un cachorro

¿Tienes un perro chato? ¿Sabes que es el Síndrome Respiratorio Braquiocéfalico?

Si tienes un Pug o Carlino, un Shih Tzu, un Pequinés, un Bulldog inglés o Francés, un Bóxer, un Boston Terrier o cualquier raza de perro sea pura o mezclada que tenga el hocico chato, seguro que tu perro sufre del llamado Síndrome Respiratorio Braquiocefálico.

perros de hocico chato

@kkeeland

Este síndrome lo sufren todas estas razas en mayor o menor grado, y tienen en común que al tener las fosas nasales tan pequeñas, la entrada y salida del aire se hace dificultosa. Al no tener espacio en el hocico, tienen un paladar extremadamente blando y alargado, sin embargo, la piel que en teoría debería ir en un paladar algo más largo, queda colgando en la parte posterior de la garganta, de ahí que todas estas razas presenten un característico jadeo y otros sonidos respiratorios propios de estas razas (por no hablar de los ronquidos).

Desafortunadamente para estas razas, la tráquea se estrecha en algunos lugares, lo que provoca un problema de salud conocido como estenosis traqueal. Este problema puede predisponer al perro a un colapso traqueal, así como a problemas con la anestesia.

Al no poder jadear de forma eficiente, se convierten así mismo en los principales candidatos para un golpe de calor.

Este síndrome, que repito, sufren todas las razas de hocico chato en mayor o menor grado, puede ser una enfermedad progresiva, esto significa que con el paso del tiempo sus problemas tenderán a empeorar sobretodo en la tráquea o la laringe. Aquí lo principal es conocer la anatomía de tu perro a la perfección para poder prevenir y tratar estos problemas antes de que sea demasiado tarde.

¿Se puede evitar el Síndrome Respiratorio Braquicéfalo? Desgraciadamente, mientras se sigan creando razas por capricho del ser humano, mal vamos. El Carlino de hoy en día, no tiene nada que ver con el Carlino de hace 100 años. El ser humano ha buscado la “perfección” de cada una de estas razas haciéndola más chata para gusto del consumidor, y hoy en día nos encontramos con todos estos problemas que sufren nuestros peludos de hocico corto, que algunos pueden mejorar con cirugía.

A raíz de estos problemas, muchos propietarios ante la incapacidad de poder asumir los costes veterinarios que suponen estas razas, deciden abandonarlas. Sólo en Gran bretaña, se han triplicado los abandonos de perros de raza chata.

¿Cómo puedes mejorar la salud de tu perro chato?

  • Observa y escucha bien su respiración y ante cualquier anomalía no dudes en acudir al veterinario. Más vale encontrar antes el problema para poder tratarlo que llegar demasiado tarde.
  • Mantén a tu perro lejos de ambientes húmedos y cálidos. Evita siempre el sobrecalentamiento.
  • Huye del sobrepeso. Si el sobrepeso es perjudicial para cualquier perro, en los perros de hocico chato puede ser mortal.
  • Evita el estrés en tu perro. Un perro estresado tiende a respirar de forma más arrítmica.
  • No abuses del ejercicio físico y menos cuando hace calor.

Sigue estas pautas y cuida de tu peludo. Por muchos problemas que tenga, no lo abandones, porque es justo cuando tiene problemas cuando más te necesita.

, , , , , , , , ,

No comments yet.

Deja un comentario