alimentación natural para perro
silenciador de ladridos
Educa a tu perro
Cómo educar a un cachorro

El perro ante un divorcio ¿con quién se queda?

perro y divorcioAnte un divorcio, cuando una pareja se separa y hay un perro en común, suelen haber disputas por quién se queda con el perro. Hay casos en los que la disputa por tener el perro llega a los tribunales, hay casos en los que se tiene claro que el propietario siempre ha sido uno de los dos, y hay también casos en los que quien realmente sale perdiendo es el propio perro, en parejas en las que ninguno de los dos quiere el perro y éste acaba siendo abandonado.

Lo ideal es que, la pareja que se separa, tenga las habilidades para hablar tranquilamente sobre la situación en la que se encuentran ante la titularidad del perro. Llegar a un consenso sería la situación perfecta, ya sea la custodia compartida o la custodia por parte de uno de los dos miembros de la pareja, pero desafortunadamente, no siempre se puede llegar a un consenso, por lo que las parejas suelen llegar a recurrir a los tribunales para que se decida por ley la situación del perro.

Para aclarar esta situación debemos tener claro que el matrimonio y la pareja de hecho tienen los mismos derechos sobre el perro, y esos derechos van a depender de varios factores, entre los que destacan el régimen económico de la pareja y el valor sentimental.

Vamos a clarificarlo mejor:

  • Si el matrimonio o pareja de hecho se produjo en sociedad de gananciales: en este caso, estamos hablando de una titularidad compartida. Normalmente, el juez guiándose por la ley declarará que la custodia del perro ha de ser compartida, fijando la custodia entre semana para uno y fines de semana el otro, o bien, por temporadas, en vacaciones uno, en época de trabajo el otro, etc.
  • Si el matrimonio o pareja de hecho se produjo en sociedad de separación de bienes. Si este es el caso, la custodia del perro caerá en su titular. Para ello, se ha de demostrar mediante documentos que el perro está a su nombre. ¿Cómo? Con un recibo de la adopción del perro a su nombre, con la factura de compra del perro a su nombre, la cartilla veterinaria a su nombre, etc. Si no se puede demostrar la titularidad del animal, el juez será quien decida la custodia del perro según la defensa que haga cada uno de sus alegatos.

Como ves, hay herramientas legales que pueden ayudar a una pareja que está pasando por un divorcio y es incapaz de decidir sobre la custodia del perro a solucionar esta situación.

Lo ideal es que la pareja no sea egoísta y evite pensar más en hacer daño a la otra pareja y menos en el animal. Ya que el protagonista de esta situación es el perro, ambos miembros de la pareja deben dejar de lado sus problemas y pensar en su mascota. ¿Quién podrá encargarse mejor del perro?. ¿Quién podrá asumir el coste económico que supone garantizar una vida digna y sana para el animal?. ¿Es positivo para el perro la pérdida de ese miembro de su “manada” de un día para otro?.

Si, como pareja, se puede llegar a un acuerdo amistoso, no solo se ahorrará dinero en asuntos legales, sino que se ahorrará en disgustos y dolores de cabeza. Si se tiene constancia de que la persona que tiene el perro no lo cuida, lo ha abandonado o está siendo maltratado (esto sucede en parejas que acaban muy mal y toman la venganza con el perro) no hay que dudar en denunciar la situación a la Policía.

, , ,

2 Responses to El perro ante un divorcio ¿con quién se queda?

  1. Canebook 24 noviembre, 2013 at 17:49 #

    Que decida el perro… 😉

Trackbacks/Pingbacks

  1. Custodia compartida de perros y otras mascotas - Terapia de pareja en Barcelona, El Vendrell, Tarragona - 18 enero, 2015

    […] comprada o bien se obtuvo de forma gratuita. En cualquier caso si uno de los miembros de la pareja puede acreditar su propiedad (por ejemplo la factura de compra, el recibo de la adopción o la cartilla veterinaria a su nombre) […]

Deja un comentario