perros y niños

Problemas de convivencia entre perros y niños

perros y niñosMuchas familias han visto y sufrido cómo su adorable perro llega un día en que amenaza, gruñe y hasta acaba mordiendo al más pequeño de la casa, y automáticamente la familia toma una decisión: “¡Nuestro perro se ha vuelto agresivo! ¿Solución? Regalarlo. Un perro que ha mordido a un niño, es un peligro, ¿quién nos asegura que no lo volverá a hacer?”.

Bien, esta inquietud esta muy extendida entre las familias que han sufrido este episodio alguna vez, y la gran mayoría, por desgracia, toma esta fácil y cómoda solución: regalar al perro. Pues bien, un perro que ha mordido una vez puede no volver a morder jamás, siempre y cuando, se respeten unas pautas de convivencia.

Antes de morder, un perro totalmente integrado dentro de una familia compuesta por adultos y niños, ha realizado muchos avisos. Lo último que hace un perro es morder, pero llega un momento en que acaba haciéndolo porque ningún miembro de la familia ha sabido entender las señales que el perro ha ido mandando: gruñidos, ladridos, nerviosismo, etc.

Todos sabemos que los niños cuando son pequeños no paran: les gusta tocar, agarrar, estirar, jugar… Y un perro puede aguantar todas estas actitudes y comportamientos… hasta un límite, ¡igual que nosotros los humanos!.

La mejor arma para luchar contra los ataques de un perro a un niño, es la prevención. La prevención se consigue mediante una educación bidireccional, esto es, en dos direcciones: educar al perro para que aprenda a convivir en familia, y educar al niño para que aprenda a respetar la naturaleza del perro, a entenderle, a comunicarse.

Mediante la educación, perros y niños podrían convivir en perfecta armonía, pero es fundamental, que como adultos responsables de la familia sepamos encaminar esa convivencia para evitar desde incidentes sin importancia como rasguños, arañazos, etc. a accidentes más graves que pueden llevar desde a heridas muy profundas hasta la muerte. ¿De qué factores dependerá esa convivencia?

  • Fundamentalmente de esta educación bidireccional de la que he hablado.
  • De la raza del perro: hay razas que toleran más y razas que toleran menos a los niños.
  • Del nivel de ansiedad que sufra el perro: ¿se están cubriendo todas sus necesidades básicas?
  • Del rol del perro dentro de la familia: ¿es un perro sumiso o un perro dominante?
  • Etc.

Si eres padre y convives con un perro, ten en cuenta todos estos factores, la prevención nunca está de más. Mi recomendación es la lectura de “Cómo educar a los niños a interactuar con perros con total seguridad“, un manual para padres, niños y perro en el que se explica detalladamente cómo educar a ambos y prevenir ataques tanto a los niños de dentro del hogar, como a los niños fuera del mismo. Lo podrás encontrar en formato ebook o en formato papel. 100% recomendable, con láminas ilustrativas para los más pequeños de la casa para que entiendan de forma clara y sencilla cómo deben relacionarse con los perros.

¡Comparte!

11 Comentarios

  • Tengo una perra mestiza es muy linda y paciente esta un poco confundida porque estoy alistando el cuarto del bebe y se ha puesto un poco triste le e ido enseñando la ropa del bebe yo se que ella se da cuenta no me desaria de ella es mi pequeña se que todo ira bien.

Deja un comentario