qué hacer cuando fallece un perro

Qué hacer cuando el perro fallece

qué hacer cuando fallece un perroLa gran mayoría de personas que tiene un perro, no se plantea qué hacer con el cuerpo del mismo una vez éste fallezca.

No se plantea porque a nadie le gusta pensar en que algún día nuestro compañero nos dejará, pero es evidente, que hay que estar preparado para cuando llegue el momento.

Afortunadamente, cada vez proliferan más servicios de incineración y cementerios de perros donde poder ir a visitar a nuestras mascotas, una vez hayan fallecido.

Si no se tiene contratado un seguro para perros (el seguro para perros incluye toda la tramitación de incineración del animal), debes conocer cómo actuar ante el fallecimiento de tu perro.

Muchos de los propietarios a los que se le muere el perro deciden enterrarlo en su propio jardín, en un bosque o en el campo, (y sea dicho: algunos incluso lo tiran en el contenedor de la basura) ignorando que pueden ser multados con una gran cantidad de dinero por atentar contra la salud pública.

Es evidente que un cadáver, con el paso del tiempo, se va descomponiendo creando bacterias que pueden provocar serios problemas sanitarios en la tierra, en el agua, etc.

Hay que pensar que incluso hay aves carroñeras que pueden desenterrar el cuerpo y agravar la situación.

El primer paso, y muy importante, que se debe dar es cursar la baja del microchip del perro.

Si no tienes contratado un seguro para perros, tienes varias alternativas para despedir a tu perro de la mejor forma posible, eso sí, siempre es positivo realizar un pequeño ritual de despedida:

  • Consulta con tu veterinario. Muchos centros veterinarios tienen a su disposición el servicio de entierro e incineración y se encargan de todos los trámites que sean oportunos.
  • Consulta con tu ayuntamiento. Muchos ayuntamientos también tienen el servicio de recogida del animal facilitando los trámites para su entierro o incineración.

Debes saber que en ambos casos, la incineración y entierro se lleva a cabo de forma colectiva y tiene un coste de unos 40 euros.

Esto es así para reducir gastos.

Si quieres conservar las cenizas de tu perro, tendrás que optar por la incineración particular.

En este caso, no tendrás otra opción que dirigirte a servicios privados.

  • Si optas por el entierro, hay servicios privados que gestionan el entierro, pudiendo elegir ataúd (tienen un coste entre 200 y 6000 euros) y hasta epitafio, así como la reserva de un sitio en un cementerio para perros para que puedas ir a visitarlo siempre que quieras. Tienes varias opciones de enterramiento: fosa de honor, fosa preferente, de obra, de tierra, columbarios o minifosas. En todas las opciones se incluye la lápida para que puedas escribir el epitafio que más te recuerde a tu perro. También se hacen cargo de una pequeña ceremonia para que puedas despedirte de tu perro como se merece.
  • Si optas por la incineración, también previa ceremonia, podrán darte la urna con sus restos. El coste suele rondar los 150 euros.

Como puedes observar, los perros cada vez tienen una presencia más importante en la sociedad, tanto vivos como fallecidos.

Actúa con sensibilidad y si lo has cuidado y mimado vivo, no lo descuides una vez fallecido.

No se lo merece.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.