reflexión

«Mi perro no es mi hijo», una reflexión que te dejará sin palabras

Porque a veces cuesta decir con palabras lo que una persona siente por su perro.

¿Cómo expresar con palabras las emociones que nos despierta nuestro perro?

Pues Conchi Moreno, la autora de esta reflexión sí ha sabido hacerlo y a nosotros nos ha llegado al corazón.

Disfruta de sus palabras.

mi perro no es mi hijo

Mi perro no es mi hijo

Mi perro no es mi hijo.

Estoy harta de oír a gente que diga “como no tienes hijos, tu perro es como tu hijo” o “tratas al perro como un hijo y no lo es”…

Sé que NO ES MI HIJO, es MI PERRO.

No soy madre, no lo soy, pero tengo claro que el sentimiento de una madre a un hijo no se puede igualar y no puedo imaginar cómo será…

Tengo un perro, un perro al que adoro sí, pero es un perro.

A diferencia de un hijo, mi perro nunca se hará mayor mentalmente, no se irá de casa o me cuidará cuando sea viejita.

No se hará independiente ni válido por sí mismo: siempre me va a necesitar para poder comer, beber o simplemente hacer deporte.

Nunca será adolescente y como además, tampoco hablará no escucharé nunca frases típicas de un hijo/a quinceañero/a deslengüado/a como “paso de ti”, “tú es que no me entiendes”, “que pesada eres”, “no tienes ni idea”.

Al igual que esas cosas, tampoco oiré un “te quiero”, “gracias”, “te necesito”…

No me juzgará, ni me cuestionará mis ideas o mis decisiones. No me pedirá una PLAY, un juguete, un capricho…

A diferencia de un hijo, nunca veré parte de mí en mi perro: ni física ni psicológicamente, es decir, no veré un legado.

Veré a mi perro crecer tanto que le veré envejecer, y no él a mí como lo haría un hijo.

No sólo seré quien le cuide sino seré quien le vea irse para siempre, así, de manera natural y no por una desgracia de la vida. Simplemente, ese será nuestro destino.

Mi perro es un animal, no una persona, y tampoco es mi hijo.

Sin embargo, yo sí soy su madre. ¿Irónico? ¿Cómo puede ser?

Creo que ha quedado claro lo que es un hijo, pero… ¿una madre? ¿Qué crees que es una madre?

Para mí, una madre es alguien que se sacrifica por sus hijos, cuida de ellos, cambia su vida para el bienestar de su familia.

Una madre mima, educa y quiere incondicionalmente siempre. Por todo esto, mi perro no es mi hijo, pero yo sí soy su madre.

Soy todo lo que tiene, soy su líder de la manada.

No soy su ama, ni dueña. Para él soy parte de su familia, de lo que para un perro es un su familia.

Me da pena quien no lo entienda porque jamás sabrán lo que es sentir el amor de un ser que no habla, que no madura, que no se expresa como un humano…

No podrán tener lo que yo tengo al observar esa mirada con la que mi perro me lo dice todo.

Mi perro no es mi hijo, pero yo soy su madre, gracias a mí, tiene una vida plena, sana y que con tan poco es feliz y no te exige nada más.

A cambio de lo que para un humano es apenas nada, tú eres su todo.

Madre-hijo es una conexión natural, que sale sola y que es inigualable seguro.

Pero la conexión con un animal no lo es, no todo el mundo puede acceder a esa sensación tan maravillosa.

Sólo espero que los hijos de esas personas que no entienden lo que yo siento y que no comprenden la importancia de un animal para algunas personas, que sus hijos, tengan un animal (ya sea perro, gato, caballo…) y puedan obtener esa conexión que yo tengo con mi perro.

mi perro no es mi hijo

Preciosa reflexión que nos ha emocionado.

Gracias Conchi por dar voz a nuestras emociones, a las emociones de quienes amamos a los perros como MADRES / PADRES.

Please follow and like us:
error3
fb-share-icon0
Tweet 20
fb-share-icon20

32 comentarios

  • Acabo de leer Mi perro no es mi hijo yo tengo dos hijos y siempre desde niña e tenido perros y an sido mi felicidad haora que soy mayor y mis hijos marcharon hacer su vida y mis perrito son mi vida y mis niños

  • Hermosa reflexión,yo tengo 4 perritos anteriormente murieron se me han muerto 3 todos adoptados excepto uno k fue un regalo,pero nunca pensé querer a un animalito de esa manera,en verdad los amo mucho me gusta jugar con ellos y lo peor es k rápido me encariño con ellos y lo peor es que cuando mueren me dejan un vacío en el corazón,ojalá mucha gente reflexione y sea más consciente.

  • SIMPLEMENTE MARAVILLOSO. YO TENIA 3 HIJOS PERRUNOS. HACE 2 MESES UNA DE ELLAS, MI GORDA BELLA FUE DIAGNOSTICADA CON CANCER Y TUVIMOS QUE DORMIRLA. . AUN RECORDARLA ME SACA LAGRIMAS… PERO UN DIA, SU RECUERDO ME SACARA UNA SONRISA…
    PERO… ELLA NO HA MUERTO, SOLO DUERME EN MI CORAZON

  • Mi perrito pupy para mi si era mi hijo😔hace solo un mes por cosas del destino se salio de mi casa que nunca,nunca lo había hecho😣y salio hacia la autopista donde me lo atropello un ser que no tiene corazón😭nadie sabe como he sufrido la partida de el🐶cuando pensaba que se moriría de viejito ☹y murió en estas circunstancias tan triste y dolorosa inesperada para mi 😢 pienso me cuestionó, me pregunto porque salio de la nada mi perrito cuando fueron 11 años de compañía y nunca se alejaba de mi lado me pregunto acaso lo descuide😣 me considero que fui una muy buena madre para el pues asi me lo manifiestan mi esposo, he hijas y algunos familiares y amigos 😔disculpen pero yo a mi Perrito lo consideraba como un hijo mas que no hablaba pero que me sabia dar Amor 💕que yo entendía con una sola mirada si tenia frio, hambre o sencillamente quería que le diera un pechiche un cariñito 😍 en mi caso y en este dolor tan grande puedo decir que yo despedí a mi primer hijo🐶que no siendo un humano era para mi un hijo mas 🐶😢😭TE AMO CON TODO MI CORAZÓN💕😍siempre te llevare en mi mente y algún día nos hemos de reencontrar.
    Posdata: tengo 3 hijas humanas maravillosas que me dan su amor ternura amistad y a las cuales escuchó, sus alegrías, angustias, dificultades y mi pupy 🐶era ese niño que siempre estaba ahí sin esperar nada a cambio solo un poco de amor como no amarlos 💕😍si son mas leales que tu misma y propia familia 😇🐶por siempre mi gran hijo, amigo fiel compañero de vida PUPY

  • Hermoso artículo Conchi!!…. yo soy madre de un hermoso que me trae loca de amor , es una bola de pelos que si siente humano !! Hahaha lo amo !!!

  • Muy conmovedor todos esos comentarios. Yo tambien amo muchooo a mi Miky es un coker spaniel. Lo amo con la vida y con el corazón. Ha estado enfermo y no escatimo dinero para pagarle los mejores tratamientos. La mejor proteina es para él aunque yo coma otra cosa. No puedo vivir sin él. Tengo un hijo que ya tiene 27años y se pone celoso por mi amor por miky. Hasta a veces mezclo sus nombres es decir los veo como una misma persona. Identifico mucho a miky como un hijo verdadero.
    Pero ayer miky se me viro .con rabia por una perrita en celo que trajeron a la casa. Me ha partido el corazón pues yo lo amo tanto. Mi miky tiene ya 6años y es muy noble. Se ha acostumbrado a que le de la comida picada en la boca. Le gusta estar siempre acompañado. Le gusta saludar a quienes conoce. Pero esa reacción precisamente conmigo me ha partido el corazón.

  • Si, el perro no es tu hijo, entonces no eres su madre. Eres su cuidadora. Es muy diferente ser madre. Si algún día tienes hijos, lo entenderás, de otro modo no. Quiere mucho a tu animalito, respetarlo y cuídalo, pero no lo pongas en un nivel que le quite su dignidad animal y a ti ru dignidad humana. Coexistimos y nos apoyamos, es un tipo de ser familia pero no es ser madre.

  • Espero pronto entendamos como humanidad esos seres, todo animal, son ángeles. Yo amo a mis hijos más que a nada en el mundo, y no imagino como sería mi vida sin ellos, mis dos ángeles, mi motor, mis perros.

    Ni dueña, ni ama, ni nada más que su madre.

    Gracias Ceci por el post

  • los perros no son personas… quiero muchos a mis perros como animales leales y sensibles. pero hay gente que quiere mas a sus perros que a sus viejos… dejas a tantos ancianos en asilos y se ofenden cuando le dicen tu perro no es tu hijo… dejen de ser tan hipocritas

  • Buenas, estoy de acuerdo con todo lo que has dicho excepto el trato de que no son hijos.
    Será porque me he criado y trabajo con gente discapacitada que no sabe comunicarse ni expresarse como una persona sin inconvenientes para ejecutar su vida con normalidad pero yo no necesito que me digan te quiero, porque cada vez que me lamen o dejan que los acaricie me lo dice, no necesito que me pida cosas porque yo quiero dárselas y entiendo las necesidades que tiene aunque no me las diga, tanto emocionales como físicas.
    Nunca será un hijo si, no lo he parido, no cuidará de mí, no podrá pedir ayuda y no dejo un legado de mi sangre.
    Pero es que un hijo no tiene porqué cuidarte ni ayudarte, ni tiene porqué tener tu sangre es algo cultural que hemos creado.

    No pretendo ofender a nadie, bajo mi punto de vista es algo que hay que respetar y que no se puede comparar pero lo que sí hay en común, es que hay amor.

    Un saludo.

  • El texto es un maravilloso y perfecto ejemplo de lo mal que estamos y de cómo hemos invertido incomprensiblemente todo un reguero de valores en los que nos asíamos como sociedad. Hablemos como adultos, sin sentimentalismos, digamos ya las cosas por su nombre. Yo no soy madre. Y tú tampoco, para de engañarte. Pero yo soy padre. De tres. Y algo, algo pequeñito, sé de las madres. También de la tuya. Una madre tiene a su bebé dentro y lo pare. Tú fuiste a una perrera o a una tienda a buscar a un animal. Una madre amamanta a su hijo durante meses, nada fácil en los primeros compases. Tú le tiras algo de comida. Una madre estimula a su bebé a hablar y a dar sus primeros pasos. Le enseña a manejar los cubiertos, a sentarse, a vestirse y a lavarse los dientes. Guía a su hijo en el proceso de quitar el pañal. Le enseña a compartir sus pertenencias y a respetar a los demás. Prohíbe las palabrotas. Visita el servicio de urgencias cada vez que hay una fiebre con el corazón en un puño. Entra de noche en la habitación para escuchar si su hijo respira. Una madre, una madre de las de verdad, enseña a nadar y a ir en bicicleta, le cuenta cuentos. Millones de veces un mismo cuento. Tranquiliza a su hijo cuando tiene miedos incomprensibles y trata de contener, entender y canalizar sus rabietas. Le acompaña al colegio y le ayuda con los deberes: enseña a leer y a escribir, a multiplicar y a hacer ecuaciones. Le da una educación sexo-afectiva y le transmite unos valores morales, complejos y contradictorios, asume una responsabilidad enorme. Le enseña a manejar dinero y a cocinar, decide qué puede ver y qué no puede ver en una pantalla y durante cuanto tiempo por su propio bien. Sufre con según qué compañías, sufre con según qué novios. Se encomienda a lo que sea para que no haya una ETS o un embarazo. Nada de eso haces tú. Respeta a las madres, a la tuya, primero, que con toda probabilidad hizo por ti todo lo descrito y mucho más, mucho más que cuidar a un perro. Tú no eres más que un sucedáneo, una versión barata de una madre. Si quieres ser digna de ese nombre, solo hay un camino, no hay sustitutivos. Un poco de respeto por la maternidad, por favor. Dejemos de abaratar cosas tan importantes.

  • Hay madres que agreden a sus hijos o hasta los matan. Así que parir no es ser madre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *