Accesorios para Perros
¡Acaba con los tirones!
Dixie
No más pulgas y garrapatas

El perro ¿omnívoro o carnívoro?

perroDesde que el perro empezó a convivir con los seres humanos, hace miles de años, ha ido evolucionando en todos los sentidos: su relación con los humanos ha evolucionado hasta el punto de pasar de vivir en libertad a vivir bajo el mismo techo, la descontextualización de las razas ha provocado que haya perros de sitios concretos en cualquier lugar del mundo, su equilibrio físico y psíquico se ha visto alterado ante nuestra ignorancia a la hora de educarlos sin respetar su naturaleza, y le hemos dado de comer cualquier cosa, cuando el perro en su naturaleza salvaje comía exclusivamente carne, …

Es entonces cuando nos planteamos la cuestión sobre la naturaleza del perro: ¿es omnívoro? Es decir, ¿es un animal que come cualquier cosa? ¿O es carnívoro? Antes de seguir leyendo me gustaría que tú mismo contestaras a esta pregunta.

Ahora te contesto yo: el perro es totalmente carnívoro, pero los seres humanos nos hemos empeñado en que coma de todo. Me explico: el perro se guía fundamentalmente por su nariz, por su olfato, por lo que si cocinamos unas verduras o arroz que huelan de maravilla no dudes que se lo comerá, pero otra cosa es que a él le siente bien.

El perro es carnívoro, física y fisiológicamente. Físicamente porque podemos analizar, por ejemplo, sus dientes: tiene toda la dentición en forma puntiaguda para desgarrar, cortar, destrozar… Veamos nuestros dientes: como seres omnívoros que somos, tenemos colmillos para desgarrar, pero molares planos para triturar. Los perros carecen de molares porque no tienen que triturar ningún vegetal, sencillamente, porque no entran dentro de su dieta. En cuanto al sistema digestivo, de sobra sabemos que los animales herbívoros tienen hasta cuatro estómagos para poder digerir los vegetales (éstos tardan en fermentar), por lo que si un perro ingiere verduras, ¿qué pasa? Que así como las come, las evacúa: enteras.

Las grandes marcas de alimentación canina procesan la verdura para que pueda ingerirla de forma adecuada, pero eso no significa que asegure una buena nutrición. Un perro, como animal carnívoro, necesita que el 90% de su dieta sea de proteína animal. Si no es así, y le estamos dando una dieta de hidratos de carbono (arroz, verduras, etc.) estamos forzando su sistema digestivo a trabajar más. Es ahí cuando empiezan los problemas óseos, de piel, digestivos, etc.

Procura una dieta carnívora para tu perro y asegurarás así que sea un perro muy feliz.

, , ,

14 Responses to El perro ¿omnívoro o carnívoro?

  1. Richard 13 julio, 2015 at 22:15 #

    Los perros son omnivoros y una característica fundamental es ver sus garras, no son tan retractiles como los de los gatos(carnivoros), por lo tanto si es omnivoro puede lllevar facilmente una alimentacion puramente vegetal y veras que tu perro estara saludablemente mejor, ademas asi no contribuyes a las industrias crueles carnica, lactea y de huevo y tampoco es necesario el acto de asesinar otros individuos.

  2. Sandra 14 julio, 2015 at 17:03 #

    Richard, si obligas a tu perro a comer solo vegetales estará más desnutrido. Sus necesidades nutritivas contemplan un 60% de proteína animal, por favor, pregunta a tu veterinario y no juegues con la salud del perro. Una cosa es que tú decidas por ti mismo, otra que obligues a tu perro a ir contra natura.

  3. Fernando 24 julio, 2015 at 15:04 #

    Sandra gracias por resolverme la duda de si el perro es carnivoro u omnivoro. Pero debo decirte que no estoy de acuerdo con lo que has escrito sobre nosotros y nuestros dientes, ya que nuestra dentadura en teoría esta para comer vegetales, es decir que somos herbívoros. Lamentablemente esta sociedad nos hace creer que somos omnivoros o peor carnivoros.

  4. Sandra 24 julio, 2015 at 15:44 #

    Los Humanos Son Omnívoros
    adaptado de una conferencia a cargo de John McArdle, Ph.D.
    del The Vegetarian Resource Group

    Introducción

    Existen ciertos mitos populares referentes al vegetarianismo que de hecho no tienen ninguna base científica. Uno de estos mitos es que el hombre es naturalmente vegetariano porque nuestros cuerpos son semejantes a los de los animales herbívoros, no a los carnívoros. En realidad somos omnívoros, capaces de comer carne o alimentos vegetales. Lo siguiente contradice la teoría no científica de que el hombre es exclusivamente herbívoro.

    Confusión entre taxonomía y dieta

    Mucha de la información errónea sobre este tema proviene de la confusión entre las características taxonómicas (en biología, el proceso de clasificar los organismos en categorías establecidas) y características dietéticas.

    Los miembros de los mamíferos del orden Carnívoros pueden ser o no ser consumidores exclusivos de carne. Los que comen sólo carne son carnívoros. Las adaptaciones dietéticas no están limitadas por una simple dicotomía entre herbívoros (vegetarianos estrictos) y carnívoros (consumidores de carne estrictos), sino que incluyen los frugívoros (principalmente frutas), granívoros (nueces, semillas, etc.), folívoros (hojas), insectívoros (insectos y vertebrados pequeños), etc. También es importante recordar que la relación entre la forma (anatomía/fisiología) y la función (comportamiento) no es siempre de uno a uno. Las estructuras anatómicas individuales pueden servir para una o más funciones, y funciones semejantes pueden ser desempeñadas por varias formas.

    El Omnivorismo

    La categoría clave en la discusión de la dieta humana son los omnívoros, que se definen como consumidores generalizados, sin especialización carnívora ni herbívora para adquirir o procesar la comida, y que son capaces de consumir y consumen tanto la proteína animal como la vegetal. Son básicamente consumidores ‘oportunistas’ (sobreviven con lo que está disponible) con características anatómicas y fisiológicas más generalizadas, especialmente en lo relativo a los dientes. Toda la evidencia disponible indica que la dieta humana natural es omnívora e incluiría la carne. No estamos, sin embargo, obligados a consumir proteínas animales. Tenemos una elección.

    Los Grandes Simios

    Hay muy pocos frugívoros entre los mamíferos en general, y entre los primates en particular. Los únicos monos que son predominantemente frugívoros (gibones y siamanes) son atípicos entre los monos en muchos aspectos ecológicos y de comportamiento, y comen cantidades sustanciales de vegetación. Los orangutanes son semejantes, sin ninguna observación en estado salvaje de consumo de carne.

    Los gorilas son más típicamente vegetarianos, con menos énfasis en las frutas. Hace varios años se inició un estudio muy elegante sobre la relación entre el tamaño corporal y la dieta en los primates (y algún otro grupo de mamíferos). Los únicos primates en la lista con dietas puras fueron las especies de tamaño pequeño (que son enteramente insectívoras) y las más grandes (que se especializan en una dieta vegetariana). No obstante, el espectro de preferencias dietéticas reflejan las necesidades diarias de alimentación de cada tamaño corporal y la disponibilidad relativa de recursos alimentarios en la selva tropical. Nuestros parientes más cercanos entre los monos – en sentido anatómico, de comportamiento, genético y evolucionario – son los chimpancés, que frecuentemente matan y comen otros mamíferos (inclusos otros primates).

    Evidencia de los Humanos como Omnívoros

    Historia Arqueológica

    Hasta los tiempos documentados más remotos, la historia arqueológica indica claramente una dieta omnívora para los humanos que incluía la carne. Nuestros ascendentes fueron cazadores y recolectores desde el principio. Al comenzar la domesticación de las fuentes alimentarias, incluía tanto animales como plantas.

    Tipos de Células

    El número relativo y la distribución de los tipos de células, así como las especializaciones estructurales, son más importantes que la longitud total del intestino a la hora de determinar la dieta típica. Los perros son carnívoros típicos, pero sus características intestinales tienen más en común con los omnívoros. Los lobos comen mucha materia vegetal.

    Los Depósitos de Fermentación

    Casi todos los herbívoros tienen depósitos de fermentación (espacios engrandecidos donde reside la comida mientras los microbios la atacan). Los ruminantes como las vacas y los ciervos tienen sacos anteriores derivados de un esófago y estómago remodelados. Los caballos, los rinocerontes, y los monos de tipo “Colobino” tienen sacos posteriores. Los humanos no tienen tales especializaciones.

    Las Mandíbulas

    Aunque la evidencia sobre la estructura y función de las manos y mandíbulas humanas, su comportamiento e historia evolucionaria también o apoyan una dieta omnívora o no apoyan una dieta vegetariana estricta, la mejor evidencia proviene de los dientes.

    Los colmillos pequeños de los humanos son una consecuencia funcional del cráneo más grande y la reducción asociada del tamaño de la mandíbula. En los primates, los colmillos funcionan como armas de defensa y como instrumento visual de amenaza. Curiosamente, los primates con los colmillos más grandes (gorilas y babuinos gelada) tienen dietas básicamente vegetarianas. En los restos arqueológicos, los molares humanos a menudo se confunden con los premolares y molares de los cerdos, un omnívoro clásico. Por otra parte, algunos herbívoros poseen incisivos bien desarrollados que a veces se confunden con los de la dentadura humanos cuando se encuentran en las excavaciones arqueológicas.

    Las Glándulas Salivares

    éstas indican que podríamos ser omnívoros. Los datos de la saliva y de la orina varían, dependiendo de la dieta, no del grupo taxonómico.

    Los Intestinos

    La absorpción intestinal es una cuestión de área de superficie, no lineal. Los perros (que son carnívoros) tienen especializaciones intestinales más características de omnívoros que de carnívoros como los gatos. El número relativo de criptas y tipos de células es una mejor indicación sobre la dieta que la mera longitud. Nosotros los humanos ocupamos un lugar intermedio entre los dos grupos.

    Conclusión

    Los humanos somos ejemplos clásicos de omnívoros en todos los aspectos anatómicos relevantes. No hay ninguna base anatómica ni fisiológica para la suposición de que los humanos estamos preadaptados a la dieta vegetariana. Por esta razón, los mejores argumentos en pro de una dieta exenta de carne se limitan a las cuestiones ecológicas, éticas o de salud.

    [El Doctor McArdle es vegetariano y actualmente es Consejero Científico de la Sociedad Americana Anti-Vivisección. Es anatomista y primatólogo.]

Deja un comentario