Enfermedades más comunes en perros debidas a una mala alimentación

La correcta alimentación es fundamental para mantener el bienestar general y prevenir una variedad de enfermedades en perros.

Una dieta equilibrada y de alta calidad proporcionará a tu perro los nutrientes esenciales que necesita para estar siempre sano. 

Dogfy Diet ofrece una nutrición ideal de la mano de expertos en nutrición canina, para brindar el mejor alimento para su mascota 100% natural, lo que ayudará a prevenir la aparición de muchas dolencias.

Por eso, una dieta natural para perros es una excelente alternativa. 

En este sentido, es fundamental que los adoptantes puedan comprender la importancia de esto y las consecuencias de que no se alimenten como debe ser. 

Enfermedades más comunes por una mala alimentación en perros 

Una dieta inadecuada o desequilibrada puede conducir a una serie de problemas de salud.

Además, las deficiencias nutricionales debilitan el sistema inmunológico, lo que puede hacer que sea más susceptible a dolencias e infecciones.

  • Desnutrición: Si tu mascota no recibe los nutrientes que necesita, no tendrá una adecuada ingesta de alimentos y eso ocasionará su desnutrición. 
  • Alergias por la comida: Estas son una respuesta inmunológica anormal del cuerpo a ciertos alimentos o ingredientes. En los animales, su sistema inmunológico produce anticuerpos por los alérgenos presentes en la comida. Esto provoca una variedad de síntomas y problemas de salud. 
  • Piedras en la vejiga: Las piedras se componen por minerales como el fósforo, el calcio o el magnesio. Cuando estos se acumulan, se forman en el aparato urinario. Lo más grave es que van creciendo de tamaño poco a poco, ocasionando algunos síntomas como dolor al orinar o cambio de color en la orina. 
  • Diarreas: Pueden ser un grave problema, siempre y cuando sean duraderas en el tiempo. Si luego de comer algo nuevo, observas que tu mascota tiene diarrea, es necesario que acudas con el médico veterinario. Es posible que sea alérgico a ese nuevo alimento o ingrediente. También puede ser que esté en mal estado, o incluso podría dignificar que tiene parásitos intestinales.
  • Pancreatitis: Es una enfermedad inflamatoria del páncreas, una glándula que produce enzimas digestivas y hormonas importantes para el metabolismo. Cuando un perro desarrolla pancreatitis, el páncreas se inflama y comienza a filtrar enzimas digestivas en el tejido pancreático, lo que puede causar daño a las células y tejidos circundantes. Puede ser aguda o crónica, y es causada por una variedad de factores, como una dieta rica en grasas, traumatismos, problemas a nivel metabólico, infecciones, medicamentos, entre otros. 
  • Obesidad: Si tu mascota no come todos los nutrientes y minerales que necesita, sin duda podría, con el tiempo, ser obeso. Los obesos tienen un exceso de tejido graso, que puede afectar negativamente su salud general y aumentar el riesgo de otras dolencias. Una incorrecta manera de comer, puede incluir el consumo excesivo de alimentos con alto contenido calórico, como golosinas, restos de comida de los mismos adoptantes y los comerciales de baja calidad. Es importante tener en cuenta que, el sobrepeso y la obesidad en los perros, pueden ser prevenidos y tratados al comer de manera adecuada y haciendo ejercicio regularmente. 
  • Problemas del corazón: Uno de los grandes causantes de este problema es la alta ingesta de sodio. Esto puede provocar que ocurra una retención de líquidos y también dar pie a la hipertensión. 
enfermedades más comunes en perros

¿Cómo detectar que un perro no está comiendo correctamente?

La alimentación es un aspecto fundamental en la salud de las mascotas, y es importante que los adoptantes estén atentos a las señales, para reconocer que no está comiendo bien. 

  • Poca energía: Esto se debe a que, si no come lo que su cuerpo necesita, no tendrá energía para correr o jugar con normalidad. 
  • Pérdida de apetito: Uno de los signos más evidentes de una mala nutrición es la falta de apetito. Además, si lo que le ofreces no le gusta, te lo hará saber de alguna manera. 
  • Mal aliento: Cuando un perro no come adecuadamente, su estómago no estará tan lleno como debería y eso puede provocar el mal aliento o halitosis.
  • Cambios de comportamiento: Si come mal, manifestará molestias con su alimento. Esto demostrará que lo que come no lo satisface adecuadamente.
  • Vómitos: Si está vomitando con frecuencia después de las comidas, es posible que esté consumiendo alimentos que no son adecuados. La mala nutrición puede incluir alimentos que son tóxicos, que estén caducados o en mal estado. De igual manera, es posible que esté comiendo demasiado rápido o que esté experimentando problemas digestivos. 
  • Otitis: Aunque parezca no tener relación alguna, se ha demostrado que la otitis tiene que ver mucho con lo que come tu perro. Esto se debe a que algún alimento puede hacer que se genere un proceso infeccioso que ataque al oído. La otitis es una inflamación del oído externo y es muy habitual en los perros. Los síntomas incluyen enrojecimiento y dolor en el oído, picazón, secreción, mal olor y posiblemente pérdida de audición.
  • Sobrepeso y obesidad: La obesidad no siempre es causada por una mala alimentación, aunque una dieta inadecuada y el consumo excesivo de alimentos con alto contenido de grasas y carbohidratos puede ser un factor contribuyente. Algunos tienen un metabolismo más lento que otros, o una mayor predisposición genética a la obesidad.

Pienso o comida natural para perros, ¿cuál es la mejor opción?

La comida natural se refiere a una dieta basada en ingredientes frescos y sin procesar, como carne, pescado, verduras, frutas, huevos, entre otros.

Ésta proporciona una nutrición equilibrada y de alta calidad, lo que ayuda mucho a mejorar el pelaje, piel, sistema inmunológico, digestión y energía.

Los nutricionistas caninos están de acuerdo en que los alimentos ultraprocesados comerciales para perros contienen ingredientes de baja calidad, como subproductos animales y harina de huesos.

Además de que muchos tienen aditivos artificiales y por eso no deberían consumirlos.

Los piensos contienen colorantes, conservantes y saborizantes que la natural no tiene y por eso no deberían ser una opción para alimentar a su perro.

Al ser ultraprocesado, la mayoría de nutrientes se pierde en el proceso de cocción.

En cuanto a la que se preparara directamente en casa, esta tiene más nutrientes que los mismos piensos, y eso es un gran punto a su favor.

De esa manera, el adoptante garantizará que su mascota comerá de forma más saludable, incluyendo proteínas de calidad que tanto necesita su cuerpo.

Nota: Es importante señalar que la comida natural también puede tener algunos riesgos si no se realiza adecuadamente, como el desequilibrio nutricional o la contaminación bacteriana. 

Por lo tanto, se recomienda consultar con un veterinario antes de cambiar lo que habitualmente consume su mascota, para asegurarse que está comiendo de manera adecuada y segura.

Para ello, recomendamos mejor la dieta de comida cocinada a baja temperatura que la comida BARF.

Please follow and like us:
error5
fb-share-icon0
Tweet 20
fb-share-icon20

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *