¿A qué tiene alergia mi perro?

Los perros son mascotas muy saludables pero podrían sufrir en algún momento de sus vidas alergia, algo muy molesto de sufrir.

Este problema es un poco frecuente en los perros sin importar su raza. No obstante, lo más habitual es que sea algo que se presenta durante el primer año o el segundo año de vida de los perros. 

Las alergias también suelen ocurrir mientras aún son jóvenes, pero si no se tratan a tiempo, podrían ser peligrosas para la salud del perro. 

¿Qué es la alergia?

La alergia es una reacción del sistema inmunológico, que ocurre por algo específico.

Puede ser algo interno o externo y a ese elemento se le llama alérgeno.

La reacción que pueda provocar un alérgeno dependerá mucho de la salud del perro, según como esté su sistema inmunológico. 

En los perros, cualquier cosa podría desencadenar una alergia, es decir, ser el alérgeno, por ejemplo, comida, saliva de pulgas o garrapatas, hierbas, pollo, ácaros, entre otros. 

Tipos de alergias en los perros

En los perros pueden desarrollarse diferentes tipos de alergias.

Esto quiere decir que puede presentar alergia a diferentes sustancias. 

Dermatitis atópica

Este tipo de alergia la provocan los ácaros del polvo, plantas, hongos e insectos.

Esta alergia también llamada dermatitis atopia, es la más común en los perros, en la cual la piel se inflama y pica luego de la exposición a determinada sustancia. 

La dermatitis atópica o atopia, es una predisposición genética que tienen los perros. 

Esta alergia también es llamada alergia ambiental, o alergias ambientales, puesto a que el ambiente puede ser el que ocasione la alergia.

Al decir ambiente, nos referimos a cualquier cosa que rodee al perro, puede ser el polen, moho, telas, productos químicos, algodón, otros.

Si el perro tiene alergia a algo que esté dentro de su hogar, la alergia no desaparecerá tan fácilmente. Por lo tanto, siempre manifestará tener algún tipo de reacción a algo con mucha frecuencia. 

Dermatitis por pulgas

Las pulgas son pequeños insectos que afectan fácilmente a los perros.

La saliva de las pulgas, puede hacer una fuerte reacción en el sistema inmunológico y provocar una alergia. 

Es importante saber que tan solo una sola pulga puede hacerlo. Además, no será una picazón de un momento, sino algo que puede durar semanas, incluso, si la pulga o pulgas mueren. 

Para reconocer la alergia provocada por las pulgas, es importante observar el comportamiento del perro.

Se debe observar si se rasca y en qué parte de su cuerpo lo hace. Lo normal es que se rasquen en la parte baja de la espalda. 

Alergia por la comida

Esta alergia se debe a algún ingrediente o componente de la comida del perro, es decir, cuando un perro es alérgico a algo que come. 

Los síntomas principales que se podrán observar son: 

  • Vómito.
  • Diarrea.
  • Gases.
  • Otros: también hay muchos síntomas físicos que podrían indicar que tiene este tipo de alergia.

Cualquier alimento podría detonar esta alergia alimentaria pero los más comunes son: lácteos, huevos, arroz, pollo, pescado, maíz, entre otros.

Uno o varios ingredientes, pueden provocar la reacción alérgica en los perros.

Algunos síntomas generales de la alergia provocada por algunos alimentos son:

  • Pérdida de peso y de apetito.
  • Debilidad.
  • Eructos.
  • Picazón.
  • Ojos rojos.
  • Secreción nasal.
  • Patas y orejas inflamadas o hinchadas.

Asimismo, le picarán algunas partes de su cuerpo como: las orejas, cara, abdomen, axilas, y otros. 

Alergia por algunos medicamentos

No es muy fácil que un perro sufra alergias por culpa de algún medicamento, no obstante, sí puede ocurrir.

Para conocerla es más fácil, debido a que, ocurre muy rápido.

Normalmente, la alergia provocada por un medicamento, puede demorar algunos minutos, pero en otros casos, algunas horas. Es decir, minutos u horas, después de que el perro tome el medicamento. 

Los síntomas más comunes, son:

  • La piel de la cara se pone un poco roja.
  • Se inflama la piel y pica. 

Alergia a las vacunas

Es común que los perros tras las vacunas generen algún tipo de reacción alérgica.

Es importante que cuando llevemos al perro a vacunar estemos muy pendientes de su estado tras la vacunación.

Una reacción alérgica aguda puede provocar incluso un colapso respiratorio, por este motivo, volver al veterinario de urgencia es fundamental.

Uma en su blog, nos cuenta su experiencia con la reacción alérgica a una vacuna.

Síntomas generales de la alergia en un perro 

Los adoptantes deben conocer que, las alergias, no sólo se pueden apreciar a nivel local, es decir, directamente en la piel.

También puede ser a través de trastornos digestivos, y eso podría afectar algunos órganos o algún sistema, así como el sistema respiratorio. 

No obstante, los síntomas externos, son los que se pueden apreciar con facilidad para que rápidamente se pueda actuar ante una posible alergia. 

Los síntomas más evidentes de una alergia son:

  • Picazón todo el tiempo (orejas o en otra parte del cuerpo).
  • Enrojecimiento de la piel.
  • Irritación y salpullidos.
  • Presencia de granos.
  • Estornudos frecuentes.
  • Malestar.
  • El perro mueve la cabeza, sacudiéndola. 
  • Cera acumulada en los oídos. 

¿Cómo se puede diagnosticar a un perro con alergia?

Sólo el veterinario es el único capacitado para diagnosticar alergia a un perro.

La manera de hacerlo, será observando los síntomas, realizando un examen físico completo del perro y conociendo su historial médico. De esa forma, el experto puede determinar si es alergia o no y de cuál tipo. 

En toda esta fase de diagnóstico el adoptante es muy importante, debido a que, podrá suministrar información útil del perro como algunos síntomas extraños y los hábitos del perro.

Esto, para que el médico pueda emitir un diagnóstico correcto y su respectivo tratamiento. Con ayuda y apoyo del adoptante, será más fácil encontrar el problema.

El adoptante y el diagnóstico de las alergias del perro

Los adoptantes deben conocer a su perro, su comportamiento en general y conocer qué comen.

Sin embargo, lo más importante es observar algún tipo de picor, es decir, algo más frecuente, de lo que un perro puede normalmente rascarse.

Al observar ese cambio en el comportamiento del perro, es necesario que el adoptante lo revise, para afirmar o descartar la presencia de algún signo de alergia en la piel. La piel podría verse roja, seca, escamosa o irritada.

Aunque parece fácil el diagnóstico de las alergias, no en todos los casos es así, porque muchas alergias no son causadas por agentes externos.

Para esas situaciones, el especialista debe realizar análisis alergológicos. De esta manera, se podrá encontrar cuál es el agente que causa la alergia del perro. 

Nota importante: El adoptante no debe nunca diagnosticar al perro, ni suministrarle algún medicamento sin antes llevarlo al veterinario. Aplicar alguna crema o medicamento sin supervisión del especialista, podría irritar más al perro y lastimarlo. 

Siempre lo más responsable es acudir al veterinario, que se le realice una evaluación y se le indique el tratamiento adecuado para el problema en específico. 

alergia en perros

Otra manera de identificar la posible causa de alergia en los perros

Como mencionamos, el médico, con algunos chequeos y exámenes podrá descubrir las causas de la alergia y dar un tratamiento para que el perro mejore.

No obstante, hay otro método, sencillo y económico que se puede hacer.

Se trata de quitar o remover todas las posibles sustancias que podrían estar teniendo contacto con el perro y que le provoquen la alergia.

Una vez que todo se elimina, se van introduciendo de nuevo poco a poco. Debe ser algo gradual, con el fin de poder observar bien al perro. 

Al colocar de nuevo el agente responsable de la alergia, la alergia en el perro volverá y de esa manera se podrá eliminar definitivamente el alérgeno.

Todo esto se debe hacer con autorización y supervisión del veterinario. 

Cuando son alergias provocadas por la comida, el procedimiento será similar al antes explicado.

Se inicia dándole al perro pocos ingredientes por separado, hasta descubrir el qué causa la alergia, para eliminarlo de su dieta cuanto antes. 

Recomendaciones generales para proteger al perro de futuras alergias 

Cuando un perro presenta alergias, lo mejor es llevarlo al médico.

Así, el adoptante se asegura de darle la mejor atención y los remedios correctos que lo harán sentirse mejor rápidamente. 

También es importante que el adoptante controle la dieta y el cuidado general del perro, como medida de prevención.

Algunas recomendaciones generales son:

  • Incluir en sus comidas proteínas digestibles.
  • Incluir Omega 3 y 6.
  • Buscar alimentos especiales para la sensibilidad dermatológica.
  • Al momento del baño, es importante hacerlo con cuidado, protegiendo la piel del perro. Además, el champú debe ser para perros exclusivamente. De igual modo, se debe verificar que no sea un producto que elimine el sebo de la piel, debido a que, el sebo es una sustancia protectora de irritantes externos. 

Cuando la alergia se debe a irritantes ambientales también el adoptante puede prevenir, encontrar o eliminar lo que sea que esté afectando a su perro.

Para ello, es necesario tomar algunas medidas de limpieza general, entre otros:

  • Mantener limpio el hogar. Sobre todo el lugar donde duerme la mascota, o donde pase más tiempo. 
  • Emplear para la limpieza del hogar productos que no sean tóxicos.
  • Evitar que el perro esté cerca de personas que fumen. 
  • El agua del perro debe ser de calidad. El adoptante debe asegurarse de que no tiene ningún tipo de contaminante.

Nota: Las vacunas son necesarias para el cuidado y crecimiento del perro, pero cuando un perro es vacunado en exceso, puede ser contraproducente.

El exceso de vacunas acelera el sistema inmunológico y eso lo puede hacer propenso a presentar problemas de alergias. 

Las vacunas son necesarias para proteger a los perros de diferentes enfermedades, pero también pueden tener algunos efectos secundarios.

Algunos de esos efectos son: reacciones alérgicas y fiebre. Ante cualquier duda, se debe consultar con el médico veterinario. 

Razas de perros más propensas a las alergias 

Algunas razas de perros, por su genética, pueden sufrir más alergias que otros, pero cualquier raza de perro puede sufrirlas.

 Algunos de esas razas más propensas a las alergias son:

  • Shar Pei.
  • Bulldog inglés.
  • Bulldog francés.
  • Schnauzer miniatura.
  • Bichón maltés.
  • Labrador
  • West Highland.
  • Cocker
  • White terrier.
  • Golden Retriever.
  • Terriers.

Nota: Aquellos perros que viven dentro de los hogares también son más propensos a tener alergias. Normalmente, la alergia empieza antes de que cumplan los 3 años de vida, pero en alguna de las razas más propensas, como Bull dog francés o West Highland; se presenta mucho antes, incluso, antes de que tengan un año de edad.

Pruebas de alergias en los perros

Cuando se sospecha que un perro tiene alergias y se lleva al veterinario, el experto podría evaluar al perro de tres maneras. 

  • Prueba de exclusión:

Esta prueba, como se mencionó antes, consiste en eliminar algunos ingredientes de los alimentos de las mascotas para luego incorporarlos.

Sin duda, este es un método fácil y económico, pero puede tardar un poco para conocer los resultados.

Cuando es pienso, se debe comprar uno que no contenga cereales. Entonces, es mejor comprar o elegir uno con carnes. 

Es importante saber cuáles pueden ser los elementos que provoquen las alergias más comunes y empezar por esa lista.

Siempre bajo la supervisión del médico veterinario para mantener la correcta nutrición del perro durante la prueba y cuidar bien de su salud. 

  • Prueba de análisis de sangre: 

Para determinar los posibles agentes alergénicos, el médico realizará una prueba de sangre en el perro.

Este tipo de examen o prueba es muy útil. No obstante. a veces no son muy fiables.

Si el perro ha estado medicado o no ha tenido contacto con el alérgeno, podría dar un falso negativo. Esta prueba es muy completa a pesar de todo. 

  • Inyecciones intradérmicas: 

Se trata de un examen muy completo y más fiable que el anterior, pero un poco complicado, debido a que, el perro no debe moverse durante el procedimiento y eso podría ser bastante incómodo.

Para hacer esta prueba, se debe rasurar al perro e introducir pequeñas cantidades de alérgenos en su piel. Esto con el fin de ver cuál es su reacción a cada uno y determinar la fuente de su alergia. 

Nota: Antes de realizar alguna de las pruebas mencionadas, el experto deberá descartar otras posibles causas como parásitos, picaduras, u otros.

Si no se descubre la causa, se podría considerar pasar a las pruebas. El médico veterinario será el encargado de decidir qué se debe hacer, siempre pensando en el bienestar del perro. 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.