Cistitis en perros y perras

Los perros a lo largo de su vida pueden presentar algunas afecciones bastante molestas o dolorosas como la cistitis, una inflamación de la vejiga del perro.

Cuando un perro tiene cistitis, es muy importante evitar que empeore, así será más fácil controlarla e iniciar con el tratamiento a tiempo. 

La cistitis canina es muy común en los perros, sobre todo en las perras, debido a que su uretra es más corta, pero puede pasarle a cualquier perro sin importar su edad o raza.

La cistitis puede provocar algunas patologías graves, ya que se trata de una infección bacteriana de la vejiga del perro.

Esto puede ocurrir, si no se atiende a tiempo, por eso, conocer cuándo un perro tiene cistitis es fundamental para prevenirlo. 

Es importante diferenciar la cistitis de la infección de orina, ambos términos se confunden con mucha frecuencia, pero no son lo mismo.

Tampoco hay que confundirla con la vaginitis que sufren algunas perras.

La infección, es una de las posibles causas de la cistitis.

Tipos de cistitis en perros

La cistitis puede ser aguda o crónica.

La cistitis aguda, es aquella que no tiene una larga duración. Normalmente, este tipo de cistitis, dura una semana y es algo muy puntual.

En cambio la cistitis crónica, es de larga duración. En pocas palabras, es el tipo de cistitis que dura más de una semana y es algo constante. 

Síntomas de la cistitis en un perro

La cistitis es algo muy molesto debido a que el perro sentirá ganas de orinar, pero al hacer, hace muy poco. 

Es importante saber que la orina es producida por los riñones luego se almacena en la vejiga y, seguidamente, sale por la uretra.

Entonces, cuando se inflaman las paredes de la uretra, la vejiga no logra almacenar suficiente orina.

Todo eso, provoca en el perro las ganas de orinar frecuentes y de poca cantidad, lo cual es uno de los síntomas más relevantes que presentan los perros al tener cistitis. 

También, un perro con cistitis, podría manifestar otras molestias que muchos adoptantes pueden confundir con un mal comportamiento del perro.

Es por ello que, el adoptante debe estar pendiente siempre de su mejor amigo de cuatro patas para detectar muy rápido algún comportamiento extraño.

Cualquier actitud o comportamiento fuera de lo normal, no se debe dejar pasar por alto.

Si ocurre algún cambio en el perro, no se debe emitir un diagnóstico a la primera.

Ese cambio, por mínimo que sea, debe ser una señal de alarma para el adoptante. Así, se podrá resolver cuanto antes la dolencia del perro con el apoyo del veterinario. 

Por supuesto, al conocer los síntomas más frecuentes de la cistitis, será más rápido accionar en caso de que el perro presente uno o más de los siguientes síntomas.

  • El perro se queja al momento de orinar. 
  • Manifiesta dificultad para orinar.
  • Orina frecuentemente y muy poco.
  • Se muestra intranquilo, es decir, hiperactivo. Esta es una reacción a la incomodidad que siente por las ganas tan frecuentes de querer orinar. 
  • Sangre en la orina. 
  • Orina turbia.
  • Orina de color más fuerte, más amarilla de lo normal. 
  • Bebé mucha agua, más de la que acostumbra tomar. 
  • Al momento de querer orinar, no puede. Esto muchas veces es por la obstrucción de la uretra. 
  • Se orina dentro del hogar, cuando normalmente eso no sucede.
  • Olor fuerte e intenso en su orina.
  • Dolor abdominal.

Ante la presencia o sospecha de alguno de los síntomas antes mencionados lo mejor es llevarlo al especialista rápido.

En otros casos más graves, los perros con cistitis, pueden tener fiebre, pérdida del apetito y debilidad general. 

Diagnóstico para la cistitis

Para efectuar el diagnóstico de la cistitis es necesario que sea realizado por un médico veterinario.

También, el adoptante, puede tomar una muestra de orina del perro y mandarla a los análisis. 

Es importante que, una vez que la muestra sea tomada, se lleve pronto al lugar de los análisis. Si no se lleva la muestra a tiempo, se deberá tomar de nuevo y seguramente no sea muy fácil de lograr otra vez. 

En caso de no conseguir la muestra de orina del perro, por la razón que sea, el veterinario puede tomar la muestra directamente desde la vejiga del perro. Ese procedimiento se llama, cistocentesis

Algunas de las maneras en las que el diagnóstico se puede conseguir son:

  • Análisis y cultivo de la orina.
  • Tira reactiva de orina.
  • Cultivo. Si hay bacterias, se realiza y así se descubre qué bacteria es. 

Otra manera de diagnosticar más profundamente es con radiografías y ecografías.

Con la ecografía, el veterinario podrá ver si hay presencia de cálculos urinarios, tumores, etc. 

En cuanto a la radiografía, es para ver otras alteraciones uterinas, presencia de alguna masa, entre otros.

El médico veterinario sabrá el tipo de pruebas que debe realizarle al perro para emitir el diagnóstico correcto y dar el tratamiento ideal para que el perro sane. 

Una vez que se confirma que el perro tiene cistitis, lo más seguro es que la medicación sea a base de antibióticos. 

Por supuesto, también es importante que al momento de la consulta, el adoptante comunique al veterinario los síntomas que ha manifestado el perro los últimos días u horas.

Esos síntomas, deben ser explicados claramente y con mucha seguridad.

Con lo que el adoptante diga, más el resultado de los análisis, dependerá el tratamiento que el médico le dé al perro para eliminar la cistitis en su totalidad. 

cistitis en perros

¿Cuáles son las causas de la cistitis en perros? 

Lo más frecuente es que la cistitis ocurra por la intrusión de bacterias que vienen del intestino.

Estas bacterias se localizan en la piel que recubre el ano del perro, luego pasan a la uretra y después se alojan en la vejiga. 

La intrusión de dichas bacterias provoca una infección, la cual es una de las causas principales de la cistitis. A esta infección, se le conoce como infección ascendente, un tipo de cistitis.   

La bacteria que más provoca esta infección en perros es la Escherichia Coli, una de las bacterias más conocidas, no obstante, también se han encontrado otras bacterias, como Enterococcus spp, entre otras. 

Como mencionamos anteriormente, las perras al tener la uretra más corta, están más expuestas a sufrir de cistitis.

Además, las perras al orinar se agachan y eso las hace más vulnerables a esta dolencia, al tener más posible contacto con el suelo.

En ese sentido, se recomienda que el adoptante mantenga en la perra, una correcta higiene anal para evitar que las bacterias ingresen. 

Otras causas de la cistitis son:

  • Presencia de piedras en la vejiga.
  • Tumores en la vejiga.
  • Diabetes. Al tener alto nivel de glucosa en la sangre, se facilita la colonización de bacterias. 
  • Medicamentos. Sólo aquellos que afectan o debilitan el sistema inmune. 

Nota: Otra de las causas de que el perro tenga cistitis es porque no orina con suficiente frecuencia, pero no porque no puede, sino porque no tiene una rutina de paseo y  aguanta las ganas de orinar.

Por ello es importante que, el adoptante cree una rutina que se cumpla cada día para que el perro haga sus necesidades correctamente fuera de casa.

Lo normal es que el perro pueda orinar entre tres o cuatro veces cada día. Así, se previene la cistitis causada por aguantar la orina mucho tiempo.

Abundante agua para curar la cistitis 

El agua es vital para todo ser vivo.

Los humanos la necesitan y, por supuesto, los perros también.

Si un perro tiene cistitis, su adoptante debe procurar que beba abundante agua fresca.

De esa manera, se provocará que orine con frecuencia y será más fácil la expulsión de las bacterias. Esa eliminación de las bacterias, hará que se cure pronto la infección. 

Cuando el perro bebe mucha agua, ayuda a que sus riñones filtren mejor. Así podrán liberar más fácilmente todas las bacterias al momento de orinar. 

Si observas que tu perro no está por la labor de beber mucha agua, puedes ayudarte de una jeringa para darle agua poco a poco.

Tratamiento para la cistitis en perros

El tratamiento suele ser la administración de antibióticos, pero dependerá de la consulta con el veterinario. 

Al momento de que el médico emite o receta un tratamiento contra la cistitis, lo que se busca es eliminar totalmente las bacterias que la están ocasionando.

Por otro lado, se quiere que el PH de la orina se reestablezca y que tenga de nuevo un correcto equilibrio.

Además, con el tratamiento, se quiere que el perro regrese a su normalidad, es decir, que vuelva a su rutina de siempre. 

Algunos perros presentan cistitis por algún tumor o cálculo. De ser así, lo más probable es que el médico plantee la realización de una cirugía. 

Sin embargo, siempre se decidirá la opción adecuada para el perro, una vez los resultados de los exámenes estén listos. Así se podrá elegir el mejor tratamiento.  

Nota: Una vez que el veterinario diga cuál es la medicación correcta para atacar la cistitis en el perro, es necesario que el adoptante lo cumpla correctamente.

No debe tener interrupciones ni descuidos. La salud del perro dependerá de la constancia y el cuidado de su adoptante. Si no se le administra adecuadamente y con responsabilidad el tratamiento, el perro no mejorará. 

Si el adoptante no sigue alguna de las indicaciones, las bacterias que se tratan eliminar se harán más fuertes y eso las hará resistentes al tratamiento que se esté aplicando.

Por tanto, el antibiótico no tendrá efecto y se tendrá que iniciar de nuevo. 

Si el perro deja de mostrar los síntomas, no quiere decir que se deba interrumpir el tratamiento.

Lo más común es que esos tratamientos duren semanas y se deben cumplir en su totalidad. De esa forma se garantiza la curación total y completa del perro. 

Luego de terminar con éxito el tratamiento, se le debe notificar al médico para que se analice de nuevo la orina y se pueda confirmar que todo finalizó con éxito. 

Las infecciones pueden volver a suceder en cualquier momento.

Cuando es así, se debe solicitar un examen del perro más profundo que el anterior, para que el éxito sea verdaderamente real y efectivo.

Además, si se trata de cistitis crónica, el perro podría necesitar medicación a largo plazo. 

Remedios naturales para la cistitis en los perros

Nunca se debe eliminar el tratamiento que da el médico por uno natural y mucho menos sin su supervisión.

No obstante, existen algunos complementos, que bajo autorización del médico veterinario, se podrían usar para que la cistitis en el perro mejore más rápido. 

Por ejemplo, la gayuba, una planta muy eficaz para las infecciones de orina.

Esta planta tiene propiedades antisépticas y también antibacterianas. Así mismo, ayuda a fortalecer el sistema inmune y desinflama la vejiga. 

Otros antisépticos naturales son el ajo, el perejil, aceite de hígado de bacalao, vitamina C y el jugo de arándanos. Todos muy efectivos. Por supuesto, siempre con el permiso y aprobación del médico veterinario. 

Nota: Nunca se debe automedicar a los perros y menos ante la presencia de cistitis. 

¿Cómo prevenir la cistitis en un perro?

Prevenir es una manera de proteger a los perros de enfermedades, en este caso, de la cistitis.

Para ello, es necesario que el adoptante tome algunas medidas generales y de higiene.

  • Asegurarse de que el perro orine con frecuencia.
  • Darle agua limpia y fresca. El bebedero debe lavarse todos los días y el agua debe ser cambiada con la misma frecuencia. No se debe dejar que el perro beba agua de varios días. 
  • Darle una dieta adecuada (suministrada por el especialista).
  • Cuidado e higiene general de la mascota: baño, paseos diarios, limpieza del hogar, limpiar sus juguetes, mantas y otros. 
  • Visita frecuente con el veterinario. De esa manera se controla bien al perro y se previenen muchas enfermedades.
  • Tener al día todas las vacunas del perro. 
  • Si el perro es hembra, la higiene debe ser más estricta. Para prevenir una cistitis en una perra, se debe limpiar bien sus partes, luego de orinar o defecar. Hay toallitas pensadas para ello.

Enfermedades provocadas por una infección urinaria

La infeccione urinaria puede ser la causante de diferentes enfermedades. Algunas de esas enfermedades, son: 

  • Cistitis: es la enfermedad más común. 
  • Uretritis: esta enfermedad afecta a la uretra. 
  • Nefritis: también llamada pielnefritis, es la infección en interior de los riñones.
  • Prostatitis: es a infección de la próstata.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.