Problemas durante el parto de la perra

El parto de una perra es un motivo de mucha incertidumbre y nervios para los adoptantes, debido las dudas y miedos que giran en torno a la llegada de los nuevos integrantes a la familia. 

En su gran mayoría, no es necesario que un veterinario atienda el parto, sin embargo, se recomienda tener información sobre cuándo puede convertirse o no en una situación de riesgo para la vida de la perra y sus cachorros.

Por lo tanto, aprender el tiempo de duración de un parto de una perra, signos de alarma, e interpretar otras señales de alerta durante la llegada de los cachorros, es fundamental para un parto con todas las garantías.

Etapas del parto de una perra

Es importante conocer las diferentes etapas del parto canino, que se divide en tres:

  • Primera etapa:

En el inicio de esta etapa comienzan las contracciones uterinas, la relajación del cuello del útero y, posteriormente, el rompimiento del saco o membrana.

Durante esta etapa, la perra puede verse intranquila, nerviosa e, incluso, mantener un comportamiento de concentración en el lugar donde dará a luz.

  • Segunda etapa:

En esta etapa comienza la expulsión según las contracciones uterinas.

En un parto canino, la expulsión puede producirse en un lapso de 4 horas posteriores al comienzo de las contracciones.

A partir de este momento, los nacimientos pueden suceder en lapsos de 20 a 60 minutos, llegando a presentar intervalos de hasta 2 horas.

  • Tercera etapa:

Una vez finalizad la expulsión, se da paso al deshecho de las membranas fetales.

Esto puede producirse incluso durante los nacimientos, o al final del parto.

problemas en parto de un perra

¿Cómo detectar problemas durante la gestación de una perra?

Aprender a identificar cuando algo no marcha bien en el embarazo de una perra es importante.

Por esta razón, los adoptantes deben mantenerse al tanto de cambios repentinos en la perra. 

Algunos cambios pueden ser los siguientes: 

  • Pérdida de apetito y/o vitalidad:

Aunque es común que una perra pierda el apetito antes del nacimiento de los cachorros, incluso hasta varios días antes del parto, no es común que presente pérdida de apetito o vitalidad durante días posteriores.

  • Secreción vaginal:

La secreción vaginal anormal durante el embarazo canino puede identificarse cuando este posee sangrado y secreciones con mal olor.

Otros síntomas de que algo va mal, son:

  • Manifiesta malestar general.
  • Transcurren más de 70 días en gestación luego del apareamiento.
  • Tarda más de 24 horas en comenzar la expulsión de los cachorros (aún cuando han comenzado las contracciones).
  • Si no presenta signos de dolor durante el parto y se le nota apática.
  • Si han pasado más de 4 horas tras el nacimiento de un cachorro y aún queda alguno por nacer. O cuando transcurren las mismas horas y siguen las contracciones sin nacer más cachorros. 
  • Si días después del parto la perra comienza con signos de estar enferma. Puede presentar síntomas como fiebre, decaimiento, mamas inflamadas. o rechazo hacia los cachorros.
  • Presencia de un cachorro atascado que interrumpe el nacimiento de los demás. 
  • Quejidos y signos de dolor.
  • Secreción vaginal verdosa o con sangre antes de comenzar el nacimiento.

Importante: El parto de una perra puede ser un momento estresante para muchos adoptantes y resguardar la seguridad de la futura madre es un papel clave a cumplir.

Por lo tanto, deben tomarse las medidas necesarias para mantener todo bajo control.

Cuando una perra ha logrado tener una gestación sana y sin problemas, lo más normal es que tenga un parto sin inconvenientes.

Sin embargo, es necesario que un veterinario siempre esté al tanto del embarazo.

Esto puede ayudar a que se determine previamente si el parto necesitaría asistencia, o puede marchar con total normalidad.

Tener el número de urgencias veterinarias a la mano es un factor importante, de esta manera, se podrá consultar cualquier duda al veterinario por esa vía, comentarle acerca de los síntomas que presenta la perra para saber si son normales o no.

Causas de los problemas durante el parto de la perra

Existen muchos factores que pueden crear problemas al momento de un parto canino, así como las anomalías, malas posturas, posición del feto en el útero de la madre, entre otras situaciones.

Todo esto puede ocasionar que, durante el descenso de los cachorros al canal de parto, se cree un inconveniente que pueda acabar en una muerte fetal, o un parto difícil.

  • Inercia uterina:

En cuanto a la perra, puede presentarse la inercia uterina también conocida como inactividad.

Este tipo de problema puede manifestarse en dos tipos, la primera es la inercia primaria, que se caracteriza por ser un fallo el inicio de las contracciones uterinas.

La segunda es la inercia secundaria, donde cesan las contracciones debido al cansancio del útero.

  • Fatiga en los músculos del útero:

La segunda condición se presenta en casos donde el parto se alarga, creando una excesiva fatiga en los músculos del útero.

Cuando eso ocurre, no se logra satisfacer la demanda de fuerza necesaria para la expulsión del feto.

  • Distocia:

En las perras suele manifestarse la distocia.

Ésta se presenta en primaria o secundaria, siendo la primaria una situación donde el cachorro se encuentra mal posicionado para ser expulsado. 

En la distocia secundaria, se crea una obstrucción que evita la expulsión del cachorro.

En algunos casos, puede ser el intestino el causante de obstruir el canal de parto.

Otras causas pueden ser:

  • Infecciones urinarias.
  • Diabetes gestacional.
  • Anomalías congénitas. 

La perra también puede verse afectada en un parto por:

  • Su edad (primer parte o parto cuando la perra ya es senior)
  • Peso (por debajo de la media o por sobrepeso)
  • Raza (como las razas bulldog, inglés, toy, etc.)
problemas parto de un perra

Problemas después del parto de una perra

Uno de los pasos más importante ha pasado, llegan los nuevos integrantes a la familia, pero como adoptante, debe estar pendiente de la perra y sus cachorros.

Se debe observar detalladamente a la madre y ponerse en contacto con el veterinario si observa lo siguiente:

Primeras horas después del parto:

  • La perra deberá expulsar todas las placentas. Deben existir la misma cantidad de placentas como cachorros.
  • Si muestra signos de estar nerviosa, tiene espasmos, convulsiones y/o molestias.
  • La perra tiene fiebre, pérdida de apetito y se encuentra desinteresada en alimentar a los cachorros. 

Días después:

Los días posteriores al nacimiento de los cachorros también pueden estar acompañados de molestias en la madre.

Si la perra ha perdido el apetito, se encuentra decaída y no tiene interés, es un grave problema.

Así mismo, observar las glándulas mamarias hinchadas y enrojecidas, con mal olor y sanguinolentas, significa un problema considerablemente preocupante, por lo que se necesitará asistencia veterinaria.

Si la perra tiene constantes secreciones vaginales de color negruzcas o rojizas, son normales en días posteriores al parto.

Sin embargo, las secreciones con mal olor y sanguinolentas, no lo son.

Luego de transcurrir algunas semanas del parto de la perra, pueden presentarse diferentes situaciones, como la muerte de uno de los cachorros. 

Si una de las crías se muestra deprimida y deja de comer, se conoce como el síndrome del cachorro débil.

Muerte de la perra durante el parto

Durante el parto de una perra puede ocurrir su muerte, aunque no es un procedimiento común, es una escena posible.

No obstante, existen circunstancias que pueden ser las causantes de que se desencadene la muerte de la perra.

Algunas de estas causas, son:

  • Rotura del útero debido al peso de los cachorros:

En algunos casos, el cuello uterino de la perra suele romperse causado por el peso de los cachorros.

Pero no es muy habitual que esto suceda en las perras embarazadas o parturientas.

  • Bombeo excesivo de sangre durante el parto:

También conocido como síndrome de repercusión, el bombeo excesivo de sangre durante el parto es una complicación poco habitual en las perras parturientas.

Pero en el caso de que ocurra esta situación, la vida de la perra puede estar en riesgo.

Una vez que se realiza la expulsión de los cachorros, comienza el bombeo de sangre que, en casos poco habituales, llega a producirse demasiado repentino.

Esto provoca un paro cardíaco y, en consecuencia, la muerte de la madre.

Nota: Es importante que el adoptante mantenga la calma en el caso de que suceda la muerte de la perra, debido que los cachorros necesitan de unos cuidados especiales y será el encargado y responsable de los nuevos integrantes de la familia.

El proceso de luto puede ser doloroso ya que no es habitual que una perra muerta durante el parto.

Alimentación de los cachorros huérfanos

Tras la pérdida de la madre de los cachorros se comienza una situación crítica para el adoptante, donde deberá aprender a alimentar y a cuidar a los nuevos integrantes de la familia.

Para muchos puede significar un proceso muy complejo, pero con amor y paciencia se puede lograr.

El cuidado de los cachorros recién nacidos es fundamental, pero la alimentación es uno de los factores primordiales tras la pérdida de la madre.

Los perros son animales que durante sus primeras semanas de vida solo se alimentan de leche, esta debe ser una específica para cachorros.

Debido a la ausencia de la madre, los adoptantes pueden recurrir a utilizar las fórmulas de lácteos preparadas en clínicas veterinarias.

Estas se encuentran formuladas especialmente para perros y son la opción más segura para garantizar su correcta alimentación y su sano crecimiento. 

Estas fórmulas lácteas, son polvos que se construyen con ayuda de agua caliente.

La cantidad a proporcionar a un cachorro huérfano la indicará el veterinario. 

Para alimentar al cachorro, se debe usar la ayuda de un biberón adaptado para ellos.

Al tener el biberón, se le añaden los polvos de la leche siguiendo las instrucciones del envase. 

Nota: No debes proporcionar al perro leche de ningún otro tipo, es importante que sea la leche ideal e indicada para ellos.

En el caso de que notes que los cachorros, o alguno de ellos no tolera la fórmula proporcionada, debes consultar con un veterinario para cambiarla por la más adecuada. 

Prevenir problemas durante el parto de una perra 

Una vez se detecta el embarazo de una perra es importante seguir una serie de pasos para prevenir futuros problemas.

En un embarazo canino pueden presentarse situaciones que dan lugar a importantes acontecimientos, estos pueden marcar positiva o negativamente la vida de un adoptante y de la madre en cuestión.

Tener un seguimiento adecuado del embarazo, ayudará a evitar problemas en la perra, por lo tanto, es importante seguir estas recomendaciones:

  • Citas veterinarias:

Al igual que un ser humano, una perra alberga vida en su interior, por lo que es importante realizar visitas médicas progresivamente durante el periodo de gestación.

En estas visitas, el veterinario puede solicitar diferentes exámenes y realizar exploraciones médicas, con la finalidad de afirmar que todo marcha bien.

  • Realizar ecografías:

Suele ser parte de las exploraciones veterinarias, pero, no todos los adoptantes están de acuerdo con ellas.

Las ecografías son importantes porque pueden ayudar a determinar posibles malformaciones en los cachorros.

  • Mantener el material de parto preparado:

Durante el parto canino es importante tener a la mano unos materiales esenciales que se pueden o no necesitar durante el nacimiento de los cachorros.

Entre estos implementos pueden encontrarse las toallas limpias, agua tibia para desinfectar las manos, jeringas, entre otros.

Breve conclusión

Resguardar la vida de una perra a punto de dar a luz es importante, debido a que el parto de una perra es igual al de un ser humano.

Ambos, pueden presentar grandes inconvenientes que de no ser atendidos adecuadamente pueden acabar con la vida de la madre y de sus cachorros.

Por todo esto, lo más acertado y responsable por parte del adoptante, es siempre contar con la ayuda de un especialista veterinario calificado.

Un experto veterinario podrá asistir el parto de manera presencial u online, ya que esto es lo más importante para resguardar la vida de la perra y sus cachorros.

Como recomendación adicional, puedes tomar en consideración que el nacimiento de los cachorros se haga en una clínica veterinaria.

Las clínicas son establecimientos diseñados para atender la salud de los animales, por lo que cuentan con todo el material necesario y los conocimientos requeridos en caso de surgir alguna complicación.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.