Paridera para perras: dónde, cómo y cuándo prepararla

Muchos adoptantes se sienten nerviosos cuando su perra va a tener cachorros y es muy normal que eso ocurra.

Sin embargo, es importante mantener el control, y tener todo listo para cuando llegue el momento del nacimiento con una paridera para perras.

El ambiente donde la perra va a dar a luz debe ser cómodo y tranquilo.

Una buena idea, es construir una paridera para que sea más fácil para la perra todo el proceso que implica tener a sus cachorros.

Debe ser también un espacio libre de posibles riesgos.

Esto puede ayudar a disminuir la ansiedad de la búsqueda de un lugar, tanto por parte de la madre, como del adoptante.

¿Qué es una paridera para perras?

Las parideras para perras se definen como estructuras fabricadas en madera y su diseño se asimila al de un corral o cajón, donde la perra puede recostarse.

También es un espacio que permitirá a la perra la posibilidad de estirarse sin ningún inconveniente. 

Este tipo de parideras son criaderos antisépticos que evitan que cualquier infección o enfermedad pueda afectar la salud de la madre o de sus cachorros.

Muchas veces estas estructuras cuentan con paneles o celdas que evitan que la humedad y la suciedad tengan contacto con la madre.

Es importante que estas estructuras se desinfecten inmediatamente luego de que la perra de a luz.

Además, estas parideras tienen una característica fundamental, la cual otorga la posibilidad de que la madre se mantenga con sus cachorros, ya que estas parideras poseen un diseño que evita que los cachorros salgan.

¿Qué tomar en cuenta para hacer o comprar una paridera? 

Cuando se construye o se compra una paridera es importante que se considere el material a utilizar.

Generalmente, la madera revestida suele ser el más común, además de que es fácil de limpiar pero también puede llegar a recurrirse a la fibra de vidrio y moldearla para cubrir las necesidades de la perra.

Al construir o comprar una paridera, debes considerar primordialmente el lugar donde será colocada.

No es correcto que se ubique en una zona donde el sol o la lluvia puedan afectar a la madre y sus pequeños cachorritos.

Algunas consideraciones importantes a la hora de elegir una paridera para perras, son:

  • Dimensiones:

Las parideras deben permitir a la perra estirarse y poder estar cómoda, siempre teniendo en cuenta la cantidad de cachorros que pueda llegar a parir.

  • Material:

El material de las parideras debe ser uno de calidad y con mucha resistencia, debe ser antiséptico y antialérgico para que exista la menor posibilidad de que pueda infectarse de ácaros y dañar la estructura.

  • Tipos de parideras:

Existen parideras que se compran y pueden desecharse, mientras que otras pueden lavarse sin inconvenientes e higienizarse.

  • Estructura:

La paridera debe cumplir con el cometido de aislar a la mascora del suelo, esta deberá evitar que tenga contacto con cualquier suciedad y humedad.

  • Mantenimiento:

El mantenimiento de la paridera es simple, deben lavarse a menudo y evitar que tenga agujeros para que su limpieza pueda ser más sencilla.

paridera para perras

¿Dónde colocar la paridera para perras? 

Se recomienda que, días antes al parto de la perra, se establezca un lugar adecuado para colocar la paridera.

El ambiente de la habitación donde sea colocada debe cumplir con estándares de relajación y tranquilidad.

De esta manera, la perra se sentirá más cómoda y se familiarizará con el espacio donde tendrá a sus cachorros.

El cajón o paridera, debe tener un soporte de comodidad que puede crearse con la ayuda de mantas y cojines.

También conocidos como nidos, estos lugares deberán de permitir que la perra se mueva con libertad.

Es importante que sea fácil de limpiar tras parto. La expulsión de fluidos en grandes cantidades puede ensuciar mucho y requerirá de una limpieza.

¿Cómo preparar el lugar para que la perra tenga a sus cachorros?

Desde el momento en que se tiene conocimiento del embarazo de la perra, se requiere comenzar con los preparativos para su parto. 

  • Escoger una caja de carton o plástico que sea lo suficiente amplia para darle libertad de movimiento a la perra y sus cachorros, es importante. De esta manera, podrán alimentarse los perritos y no ser aplastados por su madre. 
  • No es necesario que se compre una caja especializada, puedes construirla tú mismo, pero, siempre cuidando los acabados con la finalidad de eliminar todas las astillas.
  • Asegurarse de que los cachorros no puedan salir es importante, por lo que las paredes deben ser lo más altas posibles, sin embargo, deben permitir que la madre salga y entre cuando sea necesario y que no pueda lastimarse sus mamas.

¿Qué es importante considerar tras el parto de la perra?

  • Comprar empapaderas:

Las empapaderas permiten que limpiar la zona donde los cachorros orinan y defecan sea más fácil.

A medida que estas se ensucian, es posible cambiarlas. Tener el área limpia, evitará que se creen infecciones en la madre o sus cachorros.

  • Dejar cerca el comedero y bebedero:

Tras un parto, la perra seguramente no querrá separarse de sus cachorros.

Por ello, dejarle el comedero y tazón con agua cerca de la paridera, será importante durante los primeros días.

  • Colocar un cojín y manta:

Tras el parto, el adoptante debe ayudar a su mascota a estar más cómoda. Una manta y cojín podrán ayudarla a sentirse mejor; y la ayudará amamantar a sus cachorros con más comodidad.

Higiene de la perra y la paridera

  • Limpiar restos de placenta, entre otros: 

Una vez nacidos los cachorros debe limpiarse la paridera de la perra.

Todos los restos de placenta y material biológico que la madre no haya consumido deben ser eliminados junto al periódico, toallas, o sábanas sucias.

  • Utilizar productos no tóxicos: 

Cuidar la higiene del lugar donde se encuentra la madre y sus cachorros, podrá prevenir que una bacteria prolifere y dé lugar a infecciones. Por ello, limpiarlo diariamente con productos no tóxicos es lo más recomendable.

  • Colocar papel periódico o plástico: 

Antes de que comience el parto, se debe colocar periódico o un plástico protector para no mancharla. La perra podría expulsar gran cantidad de fluidos que ensuciarán la zona.

Una vez el parto haya culminado y la madre se encuentre tranquila, se podrá retirar el periódico o plástico protector.

  • Lavar la vulva de la perra: 

Si es posible, tras la culminación del parto, el adoptante puede intentar lavar la vulva de la perra con agua tibia y secar perfectamente.

Es posible que la perra, durante las primeras horas tras el parto, no quiera dejar solos a sus cachorros.

  • Animarla a salir del nido:

Sin embargo, es importante que se le anime a salir de su nido y que realice sus necesidades.

Siempre cuidando que no tenga contacto con otros perros para prevenir que le transmitan alguna enfermedad.

Comprar una paridera para perras 

Es importante que los adoptantes comprendan que el proceso de parto puede llegar a ser muy doloroso y, en muchos casos, puede poner en riesgo la salud de la perra, sobre todo cuando se trata de una mayor, o de raza pequeña. 

Por lo que se recomienda que, desde el primer instante de saber del embarazo, se adquiera una paridera para perras que sea cómoda y se adapte a las medidas correctas.

paridera para perras

Existen parideras de buena calidad y a bajos precios.

  • Algunas puedes adquirirlas en Amazon, de forma, que con tan solo un clic podrás tenerla en casa en pocos días. Son las parideras más seguras porque están fabricadas específicamente para la comodidad de la madre y la seguridad de los cachorros.
  • Si quieres algo más personalizado, también puedes encargar una para que te la hagan a medida. Por ejemplo, a través de I Love Palets.
  • Otra opción es animarte a construirla tú.

Parideras caseras para perras

Cuando ha llegado el momento de que la perra de a luz, una paridera puede ayudar a darle más seguridad a su mascota, pero, ¿qué sucede si no has adquirido una?

Muchos adoptantes no pueden permitirse comprar una paridera y optan por la construcción de una paridera casera. Sin embargo, deben seguir algunas pautas para su construcción.

  • Considerar siempre las dimensiones:

Resguardar a la nueva madre y sus cachorros es importante. Por ello, crear una paridera donde puedan contenerse los perros durante las primeras semanas de vida es crucial.

Así mismo, la estructura de una paridera debe ser cuadrada o rectangular, de madera o plástico resistente, que cuente con paredes lo suficientemente altas, pero, que permitan la salida y entrada de la madre.

  • Caja de cartón:

Es posible que el tiempo se haya agotado y aún no cuentes con una paridera para tu mascota.

Como adoptante, deberás de improvisar, y una buena opción es una caja de cartón de gran tamaño, que le proporcione a la madre espacio para estirarse junto a sus cachorros.

Consejos básicos para el cuidado de una perra en gestación

Durante el embarazo, la perra puede sentirse cansada, nerviosa, e incluso puede llegar a notarse irritada.

El adoptante puede ayudarla a superar todo de una manera más sencilla. 

  • Incluir la comida para cachorros:

Durante la gestación, la perra necesita de proteínas y energía para dar a luz a cachorros fuertes.

Sin embargo, este refuerzo puede encontrarse en las fórmulas para cachorros. 

Es importante sustituir el alimento común de la perra poco a poco durante 7 a 10 días, para evitar alteraciones en su estómago.

Con este alimento, las perras podrán pasar los nutrientes a sus cachorros a través de la leche.

  • Incrementar la ingesta de alimentos:

Al igual que muchas mujeres durante el embarazo, la perra puede presentar síntomas como náuseas, durante las primeras semanas de gestación.

Por lo que es importante esperar un tiempo considerable antes de incrementar la ingesta de alimento.

Tras la quinta semana de embarazo, podrá empezar a suministrar raciones de mayor tamaño cada semana hasta que se alcance un tercio más de lo habitual. 

  • Agua a libre demanda:

El agua es un factor muy importante dentro de la salud de cualquier perro.

Proporcionar una dieta adecuada a su perra es importante, pero el agua es algo que nunca debe de faltar en su razón, mucho menos si su alimentación es con un pienso seco.

Debes facilitar agua fresca y limpia, sobre todo, durante las últimas semanas de gestación.

Se recomienda colocar varios bebederos con agua en los lugares de la casa que son más frecuentados por la perra, para que tenga un mejor acceso al líquido vital. 

  • Ejercicios:

Muchas personas creen que el cuidado de una perra en gestación consiste en no llevarla de paseos, sin embargo, esto es un mito sumamente erróneo, al menos que el veterinario ordene lo contrario.  

La perra podrá salir de paseo para estar más fuerte y preparada ante la llegada de los cachorros. 

  • Vacunas para perras en gestación:

Las madres pueden transmitir la inmunidad a sus cachorros a través de la leche, pero lo ideal, es siempre cumplir con sus vacunas antes del apareamiento para que sus niveles de anticuerpos estén correctos.

Si las vacunas no están al día, deberás consultar con un médico veterinario.

Existen algunas que son seguras durante el embarazo pero, un especialista deberá afirmar cuáles son las correctas con el fin de garantizar el bienestar, tanto de la madre, como de sus futuros cachorros.

  • Desparasitación:

Es importante continuar con los tratamientos antipulgas y parásitos intestinales cuando la perra está embarazada.

Muchas veces éstas pueden transmitir ascárides a sus futuros cachorros y por eso debe de tratarse con medicamentos seguros durante la gestación.

Consulte este tema con su veterinario. Los perros en sus primeras semanas de vida también requerirán ser desparasitados.

Importante:

Un adiestramiento intensivo, e incluso enseñarla a obedecer durante el proceso de gestación no es correcto, ya que puede crear cuadros de estrés que pueden afectar a los cachorros.

Una perra embarazada necesita mucho amor, mimos y cuidados, que solo su adoptante le podrá brindar. 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.