Piensos naturales para perros: Qué tener en cuenta

Últimamente hay una especie de demonización hacia los piensos para perros, sin embargo, si bien cualquier pienso es un alimento procesado, no todos los piensos pasan por el mismo proceso ni todos los piensos son de la misma calidad.

Con este post queremos arrojar un poco de luz sobre los piensos naturales de buena calidad y despejar las dudas sobre diversas etiquetas.

Piensos naturales, ¿a qué se refieren?

Una persona podría decir: “pero vamos a ver, si un pienso es un producto procesado, ¿cómo puede ser natural?

La respuesta la debemos encontrar en los ingredientes que lleva.

En aquellos piensos en los que se puede leer la palabra natural debemos fijar la vista en que los ingredientes que se utilizan son de origen fresco, orgánico, ecológico.

En este sentido, no encontraremos harinas de carne triturada o saborizantes o incluso grasas que se usan para potenciar el sabor.

Encontraremos carne magra de pollo, pavo, cordero, buey, ternera, salmón, caballa, …en buena cantidad (entre el 20 y el 40%). Si además la carne está hidrolizada, aún la calidad es mucho mayor porque se hace mucho más digerible.

Verduras y frutas deben ser de origen orgánico también y libre de pesticidas y transgénicos.

El cereal más importante es el arroz integral, y debemos huir de cereales con gluten para evitar intolerancias alimentarias y/o desarrollar alguna alergia.

Además de todo esto, no pueden faltar los aceites omega ni condroprotectores para prevenir el desgaste de las articulaciones.

Piensos que debemos descartar

Sin duda alguna, los piensos que debes descartar son aquellos en cuyas etiquetas puedes leer:

  • Aquellos cuyo componente principal sea a base de cereales: maíz, trigo y cebada son los cereales más comunes de los piensos de peor calidad.
  • Aléjate de las etiquetas en las que puedas leer subproductos animales, harinas de carne, etc. Se trata de tan solo el aprovechamiento de deshechos de mataderos que se trituran por lo que el valor nutricional es penoso.
  • Piensos en los que están presentes aditivos químicos: colorantes, conservantes o saborizantes.
  • Piensos en los que el porcentaje de proteína animal está por debajo del 20%.

Los piensos de mala calidad suelen presentarse de colores. Esto es una táctica de márketing hacia los humanos que compramos con los ojos.

Al ver tanto color, pensamos que las croquetas son más variadas y mejores.

Nada más lejos de la realidad.

Conclusión

Si lo que queremos es garantizar una salud óptima para nuestros perros, hay que invertir en alimentación de calidad.

Lo decimos siempre: si no se invierte en alimentación ahora, a la larga se invertirá en consultas veterinarias.

Por eso, conocer qué estamos comprando y saber desgranar el contenido de las etiquetas de los envases de piensos es fundamental.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.