¿Cuánto dura el parto de una perra?

No hay nada que preocupe más a un adoptante que una perra en pleno parto. ¿Cuánto suele durar el parto de una perra?

Hoy vamos a hablar sobre el parto de la perra y los problemas más comunes que pueden surgir durante el mismo.

El momento del parto de una perra

Cuando llega el momento del parto, la mayoría de los adoptantes se sienten muy nerviosos.

Por tal motivo es importante investigar, hablar con el veterinario y tener todo bajo control para ese gran momento.

Además, una perra necesita cuidados embarazada, al momento de nacer sus cachorros y después.

Es importante saber que durante el parto se cree necesaria la presencia del médico veterinario, pero si el embarazo ha sido tranquilo y sin complicaciones, no será necesario.

Las perras, en su gran mayoría, pueden tener a sus cachorros solas. Por supuesto, con la supervisión del adoptante, siempre y cuando la perra esté sana en su totalidad.

Es muy importante saber si algo va mal para que se pueda localizar al especialista a tiempo, o saber qué hacer si la perra presenta algunos síntomas que indiquen que no está todo bien.

¿Qué cambios ocurren en una perra durante el embarazo?

Durante el embarazo de una perra, que dura aproximadamente 63 días, ocurren algunos cambios que serán un indicativo de que está embarazada y saludable.

  • Cambios de comportamiento: muchas perras comienzan a actuar de manera diferente y se notarán más calmadas. Incluso, algunas no van a querer jugar como siempre y estarán más tiempo dormidas. 
  • La perra podría ser más cariñosa con todos en la familia.
  • Podría presentar disminución de apetito.
  • En cuanto a su apariencia, tras cuatro semanas de embarazo, es cuando se podría notar un aumento de su vientre. 
  • Cambios en las mamas, es decir, se ven más grandes y con un color más fuerte. Este síntoma suele ser más notable en las perras primerizas.
  • Luego, cuando pasan aproximadamente 25 días, se pueden escuchar los latidos de sus cachorros con una ecografía. 

El parto de una perra y su duración

Cada parto es diferente, ya que depende de muchos factores.

Algunos de los más importantes es la raza de la perra. Asimismo, puede influir mucho si la perra es primeriza.

Esto quiere decir que los partos pueden variar en su duración.

Hablamos de partos que pueden durar entre dos horas o hasta 12 horas. 

Lo más normal es que el primer cachorro demore más que los demás, pero no es algo para preocuparse.

No obstante, es importante asegurarse de que no quede ningún cachorro en su interior porque podría derivar en alguna infección en la matriz de la perra.

La placenta y el nacimiento de los cachorros 

La placenta mantiene vivos a los cachorros hasta el momento que nacen.

Asimismo, es la encargada de suministrarles alimentos, oxígeno y facilita la excreción de desechos.

Es muy importante que los adoptantes supervisen el parto de la perra y que estén muy atentos a la cantidad de cachorros que tenga.

El fin es verificar que no quede ninguno por nacer.

Sin embargo, no sólo eso es importante, sino que es necesario certificar que exista la misma cantidad de cachorros y placentas.

En ese sentido, se descarta la posibilidad de que una o varias placentas queden dentro de la perra. Es necesario mencionar que las placentas pueden demorar en salir.

El máximo tiempo que se puede esperar son 12 horas después de que el último cachorro nazca. 

Si no fuera así, se debería llevar con urgencia a la perra al veterinario.

Dieta equilibrada: un cuidado importante en una perra embarazada

Los adoptantes de perras embarazadas sienten miedo al desconocer cómo cuidar a su perra durante el proceso de gestación.

Sin embargo, no es nada complicado. Por supuesto se debe contar con la ayuda del especialista que indicará si necesita algún medicamento, reposo u otros.

Lo más normal es que las perras embarazadas necesiten una dieta equilibrada, esto con el fin de que su peso se mantenga.

Se aconseja que al inicio del embarazo de la perra, se eviten suplementos nutricionales y hacer aumento de su comida diaria.

Lo ideal es que mantenga la alimentación de siempre. Esto con el propósito de ayudar al adecuado crecimiento de los cachorros, y que no ocurra ningún problema durante el parto. 

Luego, cuando pase aproximadamente un mes y medio de gestación, es momento de suministrar esos nutrientes y hacer un aumento en la comida de 25%.

El experto será quien mejor indique la cantidad que cada perra necesita. 

Importante:

No sólo la dieta es muy necesaria, sino también la hidratación de la perra, es decir, que debe tomar mucha agua.

Por ese motivo, es necesario colocarle agua fresca a su alcance en todo momento. 

¿Cómo detectar el momento en que nacerán los cachorros?

No es fácil reconocer el momento del parto de una perra, sin embargo, al observar un cambio en su comportamiento, seguro ese es el mejor indicativo de que se acerca el momento del nacimiento. 

Al ser adoptante de una perra la deben conocer muy bien. Por tanto, ante el más mínimo cambio es importante estar alertas.

Algunos de esos cambios son:

  • La perra se pone nerviosa.
  • Se observa inquieta.
  • Presenta poco apetito.
  • Se esconderá. Normalmente buscan un lugar muy tranquilo.
  • Escarba el suelo para hacer un hueco, sentarse cómoda y que sea al mismo tiempo, un buen lugar para sus cachorros. 
  • Sus mamas comienzan a secretar leche.
  • Se mostrará tranquila, pero jadeante.
  • Podrían presentar vómitos (nada grave)

Cuando inicia el parto, la perra se sentirá con esos síntomas de inquietud y nerviosismo, pero una vez que nacen uno o dos cachorros, se comienza a calmar y se prepara para darle de comer a los cachorros que ya nacieron.

Es importante no olvidar, que cuando se reconoce que ha llegado el momento del parto, la perra debe tomar agua durante todo el proceso. 

Fases del parto de una perra

  1. Inician primero las contracciones uterinas, y cuando el cuello del útero se dilata, finaliza. En el transcurso de esta fase de contracciones, cuando inicia, no se siente mucho pero mientras avanza, es donde la perra puede presentar los síntomas de que ha llegado el momento. Esta etapa del parto tiene una duración de máximo 12 horas y mínimo 6. 
  2. Después, comienza la fase o etapa de dilatación del cuello uterino: empiezan a nacer los cachorros.
  3. La tercera etapa o fase es donde la perra debe expulsar la placenta. Tanto la fase 2 como la 3, que son el nacimiento de los cachorros y la expulsión de la placenta, puede tomar algún tiempo o muy poco. Muchas horas, o pocas horas. Cada perra es diferente. 

Importante: 

Cuando llega la fase 2, lo normal es que no pasen muchos minutos para que nazca un cachorro. Si se observa que la perra lleva un esfuerzo de más de 30 minutos continuos, es mejor llamar al veterinario. Lo normal es que sea entre 10 y 30 minutos, no más. 

El tiempo entre cada cachorro también puede ser diferente, pero si toma más de 4 o 6 horas, también es mejor consultar con el experto. 

cuánto dura el parto de una perra

¿Cuándo se debe intervenir en el parto?

Es normal que la perra se encargue de todo, pero no siempre es así, por ello, la presencia del adoptante es importante en caso de que tenga que intervenir. 

Por supuesto no se debe olvidar tener a su alcance el número de urgencias veterinarias por cualquier complicación que pueda aparecer durante el parto de la perra

  • Limpiar el cachorro completamente y ayudarlo a respirar.

Lo más normal es que la perra chupe con fuerza a sus cachorros para limpiarlos y quitarles los restos de membrana que puedan tener.

Al mismo tiempo, eso ayudará a estimular su respiración.

El adoptante, durante el parto, debe asegurarse de que la madre lo haga. Si esto no ocurre, es importante intervenir. El tiempo máximo que se debe esperar, son 3 minutos, y si la perra no lo hace, entonces hay que actuar. 

Para ello es necesario tener a la mano algunas toallas limpias, tomar al cachorro y frotarlo con la toalla. Luego, eliminarle los fluidos que pueda tener en su boca. Se puede usar una pera de goma. 

  • Cortar el cordón umbilical. 

Lo más normal es que la madre corte el cordón mordiéndolo, pero si no lo hace, el dueño debe hacerlo.

Debe tener hilo para poder hacer dos nudos, separándolos por un centímetro aproximadamente del cachorro, para luego cortar encima del nudo.

Con mucho cuidado, para no lastimar al recién nacido perrito.

Nota importante:

El adoptante es una pieza clave en caso de que la madre no realice algún procedimiento que debería ser natural, sin embargo, no es recomendable tocar mucho al cachorro ni mantenerlos muy lejos de ella. 

Complicaciones que pueden surgir durante o después del parto de una perra

Si eres adoptante de una perra y no quieres que nada malo le suceda, y menos durante el nacimiento de sus cachorros, debes tener en cuenta ciertas complicaciones que pueden aparecer para actuar rápido. 

  • Dificultad para que los cachorros salgan.
  • Eclampsia canina, baja de calcio o azúcar. Esto puede provocar la presencia de convulsiones e incluso podría provocar la muerte de la perra. 
  • Hemorragias o infecciones. Esto puede suceder después del parto. Alguna causa puede ser, que algún cachorro muerto quede dentro de ella. 
  • Si llega el momento del parto y la madre está enferma, podría tener algunas complicaciones. Por tal motivo es necesario que un veterinario la examine al inicio del embarazo y cerca del momento del parto, para asegurarse de su buena salud. 

¿Qué es eclampsia canina?

Se trata de una enfermedad metabólica que se produce durante o después del parto de una perra.

Lo más común es que se presente una semana después o quizás dos. Esto ocurre, porque durante ese tiempo hay una pérdida considerable de calcio en la sangre y otros elementos a través de la leche, es decir, por amamantar. 

Es relevante mencionar que esta enfermedad es más común en razas de perras pequeñas, así como: Pequines, Pincher enano, entre otros.

Los síntomas de la eclampsia en las perras son: 

  • La perra se inquieta.
  • Se agita.
  • Se tumba como si tuviera algún espasmo.
  • Tiembla.
  • Se agita cada vez un poco más.
  • Su mirada cambia.
  • Sus miembros se ponen rígidos de vez en cuando. 

Importante:

Los síntomas de esta enfermedad pueden confundirse con una intoxicación.

El adoptante debe estar atento a los síntomas para reconocerlos a tiempo, para que la perra reciba el tratamiento rápido.

Si los síntomas están por más de 10 o 12 horas, la perra puede morir por un fallo cardíaco. También por debilidad o agotamiento.

Síntomas de que algo va mal con el embarazo o parto de una perra

Hay algunas señales que pueden alarmar al adoptante para reconocer fácilmente que algo no va como debe ser.

  • Muchos días de gestación, es decir, más de 65 días. Por ello es necesario llevar un control total para contar bien los días de embarazo que lleva la perra.
  • Cuando llega el momento del parto y tarda más de 24 horas. 
  • Contracciones sin que nazcan los cachorros. El tiempo para alarmarse sería que lleve más de 60 minutos con contracciones. 
  • Si pasan más de 4 horas entre cada nacimiento. 
  • Si la perra presenta un comportamiento extraño o apático durante el nacimiento de sus cachorros. 
  • Tras el parto, la perra debe mostrarse sana, feliz y normal. Esto después de un par de días. Pero si no es así y presenta: fiebre, decaimiento, debilidad, mamas inflamadas y rechaza a sus cachorros, etc., algo definitivamente está mal. 

El momento del parto de una perra. ¿Parto en casa?

Es normal y común que las perras tengan a sus cachorros en casa, en algún lugar tranquilo que ellas mismas escogerán.

Siempre y cuando la perra esté totalmente sana y cuente con el apoyo y supervisión total de su adoptante.

Para ello es necesario que el adoptante hable con el veterinario para conocer cómo y cuándo debe actuar, pero en general todo debería salir bien.

La clave es que el adoptante sepa cómo o qué hacer en caso de que se presente algún problema. 

Por supuesto, hay situaciones donde es mejor que la perra tenga a sus cachorros en un lugar apto para ello, es decir, en una clínica veterinaria.

En ese sentido, contará con la atención precisa en todo momento.

Por ejemplo: una cesárea canina de emergencia. Sin embargo, esta opción se debería elegir únicamente si la madre pudiera presentar alguna complicación, y para prevenir, es mejor hacer lo mejor para la perra y sus cachorros.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.