educar perro maltratado

Cómo educar a un perro que ha sido maltratado

educar perro maltratadoDesafortunadamente, son cientos de miles los perros que, año a año, son maltratados física y psicológicamente. Estos perros ven mermada su autoestima y confianza, viviendo continuamente en un estado de ansiedad que no les permite vivir una vida feliz y equilibrada.

Estos perros suelen ser perros abandonados, o perros que mediante una denuncia han sido sacados de las casas donde recibían castigos, golpes o nula atención, por lo que cuando llegan a una familia nueva, que quiere darle una nueva oportunidad, el trabajo de educación se hace mucho más duro: el primer paso es lograr que la autoestima de este perro vuelva a reforzarse, trabajar su psicología para que vuelva a ser un perro seguro de sí mismo y pueda vivir sin miedo, y la disciplina y educación pasará a ser un tema a trabajar secundario.

¿Cómo puedes saber si el perro que has adoptado ha sido un perro maltratado? Los síntomas que padece un perro que ha sido maltratado son muy claras:

  • Falta de ánimo para realizar ejercicio físico.
  • Desconfianza total con las personas desconocidas: puede huir y esconderse o avisar mostrando los dientes para ahuyentar.
  • Estado depresivo: suele llevar siempre la cola entre las patas.
  • No quiere jugar ni interactuar con los miembros de la familia.
  • Pánico hacia objetos cotidianos: una escoba, cuerdas, periódico, cadenas, etc., con el que con total seguridad fue golpeado con alguno de ellos.
  • Ansiedad por separación muy acusada cuando se queda solo.
  • Físicamente, el veterinario podrá informarte mediante la palpación y observación de su cuerpo si ha sufrido violencia física alguna vez en su vida.

Como he comentado, el primer paso que debe darse es recuperar la confianza en el perro. Sin duda, es un trabajo complejo que necesitará grandes dosis de paciencia y muchísimo amor. Romper con el bloqueo que tiene el animal en el cerebro es una tarea complicada, pero no imposible: puede volver a ser un perro feliz.

Para ello, desde el primer momento en que tu perro llegue a casa, debes intentar evitar movimientos bruscos, sonidos fuertes y utilizar por tu parte un tono bajo y suave. Los perros utilizan mucho el lenguaje no verbal, por eso es fundamental que seas consciente de tus movimientos: sonríe mucho, transmítele seguridad y amor, ¡te aseguro que la energía la notan!

Ponte a su altura cuando interactúes con él y acarícialo siempre cuando realice conductas buenas. Si hace conductas que no deseas, ignóralas. Con este tipo de perros alzar la voz o reñirle es volver atrás. Las conductas que haga mal ignóralas totalmente, en cambio, las conductas que realice bien, elógialas con caricias, con un tono positivo y alegre y con golosinas.

El ejercicio, aunque no tenga ganas, debe hacerse. Con el ejercicio liberará endorfinas, unas hormonas responsables de la felicidad, por tanto, cuanto más ejercicio haga, más hormonas creará, convirtiéndose en su mejor medicina.

Toda interacción que el perro tenga tanto dentro como fuera de casa, debes velar para que sean positivas, de esta forma podremos sanar y desbloquear ese miedo que no permite que el perro pueda vivir la vida serenamente y feliz.

¡Comparte!

8 Comentarios

  • Adopté a una perrita mestiza que llegó desnutrida, casi cayéndose, con mucho miedo y agresión y con claras señales de maltrato físico. Fue difícil ganarme su confianza para que aceptara agua y alimento. Ha pasado un año durante el cual ha convivido con dos perros Huskys de su misma edad. Al principio, se mostraba agresiva con ellos pero después se integró al juego y ejercicio con ellos aunque siempre ladrando y gruñendo a todos las personas que pasaban tras la reja de la casa. También siempre ha tratado de dominar a la hembra, a pesar de que al crecer le dobla el tamaño. Por suerte, le ha tenido mucha paciencia y no la ha lastimado. Sin embargo, llegó el momento del apareamiento de los Huskys y ahora la rechazan. La hembra ya no es tolerante, no le permiten entrar a la casita que antes compartían los tres y en fin, la situación positiva para la perrita maltratada ha cambiado. Noto que aún presenta la misma mirada furtiva que cuando llegó y me pregunto qué debo hacer para quitarle ese miedo-agresión.
    Agradeceré el consejo de alguien que haya tenido un problema similar para poder resolverlo.

  • Pingback: Cómo Educar A Un Perro Que Ha Sido Maltratado | principal
  • me compre un dachshund enano de 7 meses y el primer dia que me vio se orino y se arranco. Hoy ya tiene 1 año y se orina al interior de la casa y rompe todas las cosas que encuentra. (ropa, mangueras, ruedas etc).
    ¿que hacer ya que si me acerco a el se arranca y si lo logro pillar se hace pipi y caca?

    gracias

  • Marcelo, aclaro que no soy un experto solo que me resulto con un perro, trata de sacarlo a pasear varias veces al día al principio (ponele 3 o 4 veces) y cuando este haciendo pis o caca afuera de la casa premialo (unas palabras, unas caricias, o algo de comida que le guste… depende del perro) y ademas limpia muy bien adentro para que no sienta el olor de sus anteriores pises o cacas. Cuando aprenda a hacer afuera ya la vas a poder sacar menos veces a pasear porque va a preferir aguantar y hacer cuando sale así de paso marca el recorrido del paseo con sus pises y cacas.

  • adopté una perrita de 6 años es un bichón maltés enano la desechó un criador porque no le valia para criar,yo creo que fué maltratada no acepta caricias,no sabe jugar se asusta por todo y no soy capaz de que haga la caca en el campo me lo hace en casa,se esconde,no sé que hacer ya sé que tengo que tener paciencia la alfombra de la entrada la voy a tener que sacar porque ya me meó varias veces .A ver si me dais algún consejo.

  • En abril adopté una podenca de dos años… en casa y com mi otro podenco enseguida ha cogido confianza, nos adora, porqué nosotros la adoramos a ella. Pero por la calle , depende del hombre que ve, se le lanza y le ladra. No es con todas las personas, normalmente con los hombres. Cuando va a paseo y oye un petardo, pero a la lejanía, mete la cola entre las patas y me arrastra hasta llegar a casa. Ya no piensa ni en pipís ni nada. Qué debo hacer?

Deja un comentario