agresividad en perros

La agresividad canina: ¿natural o aprendida?

Mucho se ha hablado y se sigue hablando de ciertas razas agresivas, entre los que se encuentran principalmente los famosos Pitbulls, catalogados ya como potencialmente peligrosos junto a otras razas, sin embargo, ¿es cierto que estas razas por naturaleza son agresivas?

Los expertos lo tienen claro: la agresividad de los perros es aprendida. Los humanos somos los responsables directos de que un perro sea más, menos o no sea agresivo.

Por supuesto que hay razas que son más fuertes y se crearon artificialmente para las peleas, como son las razas Bulls. El origen de estas razas no se puede obviar, pero sí es nuestra responsabilidad potenciar o reducir este temperamento con una buena educación, y con educación, me refiero a sus adoptantes, y por ende, revertir esa buena educación en sus perros.

Por educación de los adoptantes me refiero a tener ciertos conocimientos sobre psicología canina, sobre cómo educar a un perro y sobre qué necesidades debes cubrir para que el perro no desarrolle agresividad.

Si observamos a los perros que nos solemos encontrar diariamente por las calles, podremos comprobar como la mayoría de perros que muestran algo de agresividad, ¡son de tamaño pequeño!

Esto es debido a la humanización que muchos adoptantes hacen de sus perros. Tratarlos como pequeños seres humanos desequilibra a cualquier perro, y esta tendencia se da mucho más en razas pequeñas a quienes suelen cargar en brazos muchas veces, que en razas de tamaño grande.

Pero, ¿cuáles son los factores que desencadenan la agresividad en un perro?

  • La humanización del perro, como ya hemos comentado. Es decir, educarlos según nuestra psicología, y no la canina.
  • Educarlos con violencia. Es decir, utilizar la violencia física cuando hace algo que no nos gusta. Demasiado común sigue siendo restregar el hocico de los perros en sus orines (como si sirviera de algo).
  • No socializarlos entre los 2 y los 4 meses, que es cuando pasan por un periodo de sensibilidad social. Cuanto más deberían relacionarse con otros perros, animales y personas, más encerrado tenemos al cachorro. ¿Por qué? Porque este periodo coincide con el periodo de vacunación del perro y los veterinarios aconsejan no sacarlos a la calle hasta completar el calendario de vacunas. De esta forma, estamos cohibiendo que el perro pueda relacionarse de forma natural con sus iguales.
  • No cubriendo su necesidad diaria de actividad física. Los perros no son sedentarios. Necesitan como el aire que respiran actividad física y juegos diarios. Dependiendo de la raza necesitará más o menos ejercicio, pero aquellos perros a los que no se les deja agotar esa energía, son perros que desarrollan ansiedad que suelen quemar destrozando cosas, ladrando en exceso, etc. y desarrollando agresividad.
    No es de extrañar que encontremos perros agresivos en aquellos que pasan el día amarrados con una cuerda a su caseta de madera, o encerrados en patios, balcones o fincas… Un perro que sale diariamente a pasear, a explorar zonas, a oler con la necesidad imperiosa que tienen de utilizar su olfato… será un perro equilibrado, dentro y fuera de casa.

Si son agresivos es porque, en definitiva, no les dejamos ser perros.

¡Comparte!

Deja un comentario