Ansiedad por separación en perros

La ansiedad por separación en perros es un trastorno conductual bastante común en perros.

Cuando los perros se quedan solos en casa pueden llegar a sentirse mal, sentir miedo, y todo lo manifiestan llorando, ladrando, destrozando algo que no deberían o incluso haciendo sus necesidades en casa.

Aunque parece algo difícil de afrontar, es importante que todos los adoptantes detecten que su perro sufre de ansiedad por separación y, sobre todo, que es algo que puede corregirse. 

Según las estadísticas, aproximadamente un 40% de los perros pueden llegar a padecer ansiedad por separación por diferentes causas.

Algunos por ser destetados muy pronto, otros por algún trauma estando sólo, entre otras. 

Lo importante en este sentido, es acostumbrar a que el perro pueda quedarse solo en casa sin ningún tipo de estrés.

¿Qué es la ansiedad por separación en perros?

La ansiedad por separación en perros es un estado fuerte de estrés que vive el perro cuando se queda solo, es decir, cuando su adoptante no está con él y no puede acceder a su adoptante de ningún modo.

Muchos creen que esto ocurre porque el perro es dependiente de su adoptante, pero en realidad se debe a que no saben cómo gestionar esa situación al estar completamente solo y separado. 

En realidad, no se trata de etiquetar lo que sucede como una obsesión por parte del perro, sino que se refiere al apego, a ese vínculo especial.

Recordemos que los adoptantes son unas guías importantes que necesitan, que los protegen.

Entonces, si esa protección no está, ¿cómo crees que podría sentirse el perro? 

Si el perro no sabe qué hacer, es ahí donde el estrés, la frustración y la ansiedad tomarán un gran protagonismo, de tal forma que, al volver a casa, seguramente notarás las consecuencias. 

Nota: Este trastorno del comportamiento se considera grave dentro de la etología.

Recordemos que la etología es aquella que estudia, diagnostica y trata todo lo que tiene que ver con la conducta de los perros, y los problemas que puede traer como consecuencia. 

La ansiedad por separación que afecta a tantos perros es un problema de comportamiento y, aunque es un problema frecuente, no quiere decir que sea normal ni que se deba evitar o ignorar una solución. 

Tipos de ansiedad por separación en perros

Existen tres tipos de ansiedad por separación que pueden sufrir los perros: tipo A, B o C.

Tipo A: ansiedad por separación de hiperapego primario

Este se debe a que algunos perros son separados muy pronto de su madre, cuando el destete no se da a tiempo, sino que es algo prematuro.

Es decir, que el desapego es rápido sin que haya un proceso para que el perro se acostumbre a estar sin su madre o hermanos, quienes en ese momento son su base, su seguridad.

Por ello es muy importante no hacer el destete antes de tiempo.

Tipo B: ansiedad por separación de hiperapego secundario

Ocurre cuando el adoptante pasa mucho tiempo con el perro y luego vuelve a la rutina.

Normalmente pasa en épocas de vacaciones u otras razones que hagan que el adoptante permanezca en casa varios días.

El perro va a tener contacto constante con su adoptante y se acostumbra a verlo siempre.

Pero cuando inicia de nuevo el trabajo, o exista alguna razón que amerite que el adoptante se ausente, es ahí donde este tipo de ansiedad se manifiesta. 

Tipo C: ansiedad por separación por trauma

Sucede cuando el perro experimenta alguna experiencia difícil, algo traumático, mientras estaba solo.

Si el perro vive de nuevo el mismo episodio negativo, la ansiedad se manifestará, es decir, que solo ocurre cuando el estímulo que la desató al principio regresa.

¿Cuáles son sus síntomas?

Para reconocer que tu perro sufre de ansiedad por separación, manifestará una serie de síntomas, unos más evidentes que otros, los cuales serán una señal de alerta para que puedas actuar rápido sobre esa conducta. 

Algunos de los síntomas más evidentes, son:

  • Conductas destructivas: Los perros podrían manifestar conductas destructivas. Estas conductas no solo afectarán materialmente a ciertos objetos de la casa como algún sofá, puertas, ventanas, o incluso esparcir basura, sino que también podrían lastimarse al tener un estado de ansiedad totalmente fuera de control. 
  • Vocalización sin control: El perro también puede manifestar su ansiedad con ladridos excesivos, lloriqueos o gemidos. También, según la raza, tienden a aullar mucho al quedarse solos en casa. 
  • Necesidades dentro de casa: Otra clara señal de que el perro está padeciendo de ansiedad por separación, es que orina y defeca en lugares inapropiados, sobre todo, cerca de la puerta principal, pero en realidad puede ser en cualquier parte de la casa. Incluso, si tiene la facilidad de salir y hacerlos afuera.
  • Diarrea y vómito: Si la ansiedad por separación es grave, estos serán unos síntomas que podrás detectar. Sin embargo, no son muy frecuentes y por eso es importante que estés alerta si ocurre cuando el perro está solo. En estos casos, para reconocer más este comportamiento como un síntoma, sus heces deberían ser blandas y con aspecto de diarrea.
ansiedad por separación en perros

Los síntomas anteriores son los más evidentes o principales, pero hay otros que no deben pasar desapercibidos por los adoptantes:

  • El perro no come cuando se queda solo. 
  • Beben poca agua o nada, en ausencia de su adoptante. 
  • Babeo y jadeo constante. 
  • Marcas de sudor que hacen con sus patas, especialmente en las puertas y ventanas. 
  • Movimientos en círculos repetitivos o hacen un mismo recorrido una y otra vez. 
  • Lamido excesivo.
  • Apatía o inactividad, que son ambos signos de depresión. 
  • Ignora sus juguetes favoritos. 

Nota: En los síntomas de comer y beber, el adoptante podrá darse cuenta, debido a que al volver a casa el perro comienza a comer y beber mucho.

Al ser así, la causa podría ser que estuvo sin comer durante el día y por eso ahora sí come y bebe, porque de nuevo se siente seguro con su adoptante.

Causas de la ansiedad por separación en perros

Como mencionamos en un punto anterior, hay tres tipos de ansiedad que son las posibles causas de este problema, pero también puede deberse a otros motivos.

  • Mudanzas: Muchos adoptantes viven muchos años con sus perros en una misma casa, y cuando ocurre algún cambio como una mudanza, es posible que el trastorno de ansiedad aparezca.
  • Rutinas: Los perros son mascotas muy rutinarias, tienen horarios de paseo, para comer, de juego, entre otros y si ese horario se cambia, también puede ser un detonante de la ansiedad.
  • Factores hereditarios: Aunque esto se considera una causa, se desconoce hasta qué punto afecta en que esta ansiedad se desarrolle en el perro.
  • Vínculo inseguro: Los perros ven a sus adoptantes como el guía, pero si algo en el vínculo que tienen no está bien, se creará un vínculo inseguro que puede ser causante de su ansiedad por separación. 

¿Cómo se puede corregir o evitar que el perro sienta ansiedad por separación?

La ansiedad por separación es algo que se puede corregir, siempre y cuando el adoptante esté dispuesto a hacer algunos cambios.

Todo este proceso no tiene resultados mágicos, es algo que se puede ir implementando poco a poco, para que tanto el perro como el adoptante se vayan adaptando y que se vean verdaderamente los resultados positivos.

Cuando el adoptante sale o llega a casa, muchas veces, sin darse cuenta, refuerza el estado de nerviosismo que siente el perro.

También, mientras el perro manifiesta alguno de los síntomas que se mencionaron antes. 

Por ello, es muy importante que, si quieres ayudar a tu perro consideres las siguientes recomendaciones, antes de salir o al volver a casa. 

  • Espera a que esté tranquilo para prestarle atención. En estos casos, muchos prefieren mirarlo o decirle “no”, pero eso no será de ayuda. Tienes que ignorarlo por completo hasta que se calme.  
  • Antes de salir, incluso sin darnos cuenta, tenemos una rutina que alerta a los perros; tomar una ducha, vestirnos, colocarnos los zapatos, el sonido de las llaves, entre otros detalles que para ellos son una señal de que está a punto de quedarse solo. En estas situaciones, se recomienda hacer lo mismo, pero en otros momentos del día y sin salir de casa. De esta manera el perro no asociará nada de eso a quedarse solo, sino que será algo más natural y normal. 
  • Si al salir de casa lo escuchas ladrar, no entres. Si te regresas para “calmarlo” solo estarás reforzando esa conducta y le estarás dando lo que quiere. En estos momentos es mejor irte. 
  • Con más ejercicio y sesiones de juego el perro estará mucho más relajado, y por ende, se facilitará mucho el proceso de corrección de la ansiedad por separación. También lo ayudarás a drenar el exceso de energía acumulada, y así al estar en casa se sentirá más relajado. 
  • No te despidas de tu perro al momento de salir. Si te despides con alguna caricia podría creer que va de paseo contigo y al final no comprenderá que se ha quedado solo. Al no despedirte, el entenderá que saldrás solo. 
  • Poner la televisión, radio o música de fondo podrá ayudar a calmar su ansiedad.
  • Si al volver a casa observas que hay algún desastre, debes estar calmado y entender que son consecuencias de su ansiedad por separación, por lo tanto, no debes castigarlo, pero tampoco premiarlo. Los perros no pueden entender la razón de tu castigo o enojo si lo que hicieron ya pasó. Así solo lograrás confundirlo más. Ten mucha paciencia.

Salidas cortas y salidas falsas 

Las señales de salida que reciben los perros, pero que en realidad no llevan a nada, lo mantendrán en un estado de ansiedad crónico. Por eso, es mejor llevarlo de paseo de verdad varias veces durante el día.

Esto lo ayudará a gestionar la soledad de una mejor manera, ayudándole a entender que su adoptante va a salir, pero que volverá.

Por ello, se recomienda programar algunas salidas cortas durante el día para iniciar con el tratamiento que lo ayudará con su ansiedad. 

Los expertos recomiendan usar una señal diferente como, por ejemplo, colocar algo en la puerta antes de salir.

En un inicio, esta nueva señal debe usarse al momento de las salidas falsas, no si tienes que ir a trabajar.

Así, el perro entenderá que esa señal en la puerta es un entrenamiento y que pronto volverás.

Para entender mejor cómo funciona, sigue los siguientes pasos: 

  1. Empieza haciendo salidas cortas de aproximadamente 5 minutos. Es decir, sales de casa y a los 5 minutos regresas. En ese momento, coloca la nueva señal en la puerta justo antes de salir y retírala al volver. Esto lo ayudará a entender que quedarse solo no es nada malo ni negativo. Es importante que estas pequeñas salidas las lleves a cabo varias veces durante el día. 
  2. Luego, en vez de ausentarte 5 minutos, que sean 10 o 15 minutos. Puedes iniciar con una de 5, luego una de 10, luego de 15 y volver a la de 5 y así sucesivamente. Mientras implementas estas salidas, debes estar atento a los síntomas que el perro manifiesta. Si los síntomas mejoran con las salidas cortas, vas bien, pero si al aumentar el tiempo los síntomas aparecen, es mejor que sigas un poco más con los 5 minutos, y esperes para extender ese tiempo. 
  3. Mientras el perro se va acostumbrando, es momento de ir reduciendo las salidas falsas, por las ausencias reales. 

Nota: La paciencia y la constancia juegan un papel muy importante para ayudar al perro con su problema de ansiedad por separación. Corregirla no es nada fácil ni tampoco es algo que ocurre rápido. 

Es importante que el adoptante mantenga una disciplina, y de su mayor esfuerzo por ayudar a su perro, manteniendo las pautas. 

Por supuesto, siempre es importante contar con la ayuda de un profesional si no sabes cómo gestionar el problema de tu perro, o no hay resultados con el paso del tiempo. 

Tratamiento para aliviar la ansiedad por separación en perros

En muchas ocasiones el veterinario debe medicar al perro para que pueda reducir su nivel de ansiedad y así ayudarlo en el proceso de aprendizaje.

Esto quiere decir que, un tratamiento basado en psicofármacos por sí solo no tendrá resultados, sino que se convierte en un aliado para el proceso de enseñanza y cambio de conductas que el perro necesita, para superar la ansiedad por separación.

En algunos casos, se usan feromonas apaciguadoras y otros relajantes que son un gran complemento al momento de implementar las terapias de modificación de conducta.

Estos productos ayudan a la reducción de los niveles de ansiedad y al no ser fármacos no tienen contraindicaciones; y por eso muchos adoptantes acceden a su uso. 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.