Los 5 suplementos más importantes para tu mascota

En España hay aproximadamente unos 13 millones de mascotas registradas, según los datos de la Red Española de Identificación de Animales de Compañía (REIAC).

Algunos cálculos hablan de que el gasto medio en cada animal de compañía supera los 1.200 euros al año, aunque este desembolso varía en función del animal.

Perros y gatos son las mascotas más abundantes, y entre las partidas de gasto más relevantes se sitúan los cuidados veterinarios y la nutrición, entre otras.

Con respecto a la nutrición, la inversión no solo incluye su comida y la dieta, sino también suplementos para mascotas de tipo nutricional.

Te mostramos algunos de ellos que sirven para complementar su alimentación y que contribuyen con una mejor salud.

Suplementos vitamínicos para perros

Al igual que los seres humanos, los perros necesitan consumir vitaminas en su dieta.

Le ayudan a mantener la piel y el pelo sanos, fortalecer los huesos y dientes y disponer de suficiente energía para desarrollar la actividad física que necesitan.

En caso de que la dieta sea completa y equilibrada, estos complejos vitamínicos puede que no sean necesarios, pues tan peligroso es un defecto de nutrientes como un exceso.

Los alimentos desarrollados para las diferentes etapas vitales de los perros contienen diferentes proporciones de nutrientes, minerales y vitaminas, pero cuando se observa un problema de salud, un desarrollo más tardío o cuando la mascota va envejeciendo, acudir a estos suplementos puede ser una buena idea, siempre bajo prescripción veterinaria.

En el mercado podemos encontrar complejos multivitamínicos ricos en vitamina A, las del grupo B y las vitaminas C, D, E y K, que son imprescindibles para garantizar un funcionamiento fisiológico correcto en el perro.

Algunas de ellas son de carácter esencial, es decir, no se sintetizan por el organismo, sino que hay que consumirlas a través de la dieta o estos suplementos.

Los probióticos, cambios en la dieta canina

Otro suplemento habitual son los probióticos, que ayudan a reforzar la flora intestinal cuando hay un cambio en la dieta.

Los probióticos son las bacterias beneficiosas que han de estar presentes en el aparato digestivo para realizar procesos metabólicos.

Algunos probióticos naturales, como el kéfir o el yogur se pueden añadir a la dieta canina, pero teniendo en cuenta que muchos animales no toleran bien los lácteos. El kéfir de agua es una buena solución.

Estos productos, incluida la tripa verde, también pueden ser ingeridos por gatos, aunque hay que controlar la dosis en función del tamaño del animal y su estado de salud nutricional.

Las algas marinas

Las algas kelp, la chorella, la espirulina… son alimentos nutricionalmente muy ricos que se pueden administrar, aunque siempre bajo supervisión veterinaria, a los perros mediante tabletas o grajeas. Estos suplementos aportan oligoelementos, minerales y proteínas.

Además, presentan propiedades muy positivas para la salud del animal: mejoran el proceso digestivo, son antiinflamatorias, depuradoras y desintoxicantes y refuerzan el sistema inmunológico.

Los hongos

Junto con las algas aparecen los hongos. En muchas recetas de pienso para perros ya aparecen los hongos como componente principal o secundaria: reishi, maitake, shitake….

Se trata de alimentos ricos en vitaminas y proteínas.

Su ingesta se asocia a reducir la opción de sufrir cáncer y son alimentos antioxidantes, que alejan la presencia de alérgenos, protegen el hígado y aportan mucha energía.

Están especialmente indicados para animales que están enfermos de cáncer, pero su uso es apropiado para cualquier perro, debido a su capacidad preventiva.

Los aceites animales y grasas

Finalizamos esta lista reseñando la importancia de las grasas en la dieta de los perros.

La suplementación con grasas es prácticamente obligada y, si el animal lleva una dieta natural que complemente a productos diseñados para su consumo, no será necesario suplementar con otras fórmulas.

Las grasas de pescado son muy recomendables, y como los piensos o la comida húmeda no siempre son ricas en omega 3, los suplementos que contienen estas grasas como protagonistas sí ayudan a reforzar las defensas del animal.

A su vez, ofrecen también propiedades antioxidantes y antiinflamatorias.

El estado de salud de las mascotas es una preocupación más para muchas familias, pues se trata de un miembro más al que cuidar.

Una muestra de ello es el porcentaje de estas partidas en los tipos de productos y el gasto de las familias, suponiendo los cuidados farmacológicos casi el 50% del total de gasto, y los nutricionales, más del 12%.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.