El Pomsky, la nueva raza de perro creada artificialmente

De la grande y bella raza, Husky Siberiano, y del tierno y pequeño, Pomerania, nace una nueva llamada Pomsky.

Este cruce que da origen al también llamado Pomsky Siberiano, es un bonito perro con apariencia de peluche, pero creado artificialmente por el hombre para hacer negocio. 

Aunque muchos le llaman al Pomsky una nueva raza, en realidad no lo es.

El Pomsky es un nuevo cruce que se llevó a cabo por las dos razas antes mencionadas, el Husky y el Pomerania, sin embargo, al ser algo muy reciente, se considera que es un perro mestizo.

Además, ningún club oficial que emita pedigrees, lo ha reconocido. Por lo tanto, legalmente, el pomsky aún no es una raza.

¿De dónde proviene el Pomsky?

El Pomsky es originario de los Estados Unidos y nace exactamente del cruce de un Husky hembra y un Pomerania, macho. Como dato interesante, de las razas que lo originan nace su nombre. 

Para explicar mejor de dónde proviene su nombre, es “POM” de Pomerania y “SKY” del Husky. 

El Pomsky no tiene pedigree.

El pedigree de los perros, se trata de una documentación que acredita la conservación de una generación de perros.

Para ser un poco más claros, se refiere a dicho documento que certifica cuál es el árbol genealógico del perro. 

Esta documentación es entregada, en España, por la Real Sociedad Canina Española (RSCE). Así se garantiza que el pedigree se preserve de generación en generación y también la pureza de la raza.

El Pomsky, al ser un híbrido, aún no está reconocido por la Federación Cinológica Internacional, ni por el Club Oficial de Pedigrees.

Esto se debe a lo pronto de la unión, y es necesario que pase más el tiempo para que se pueda consolidar la raza. 

No obstante, aunque todavía el pomsky no es oficialmente una raza como otros perros, tiene gran demanda en muchos lugares del mundo, sobre todo en Estados Unidos, país en el cual se originó.

Esta gran demanda se debe, en su mayoría, a su aspecto, puesto a que sin importar la edad que tenga, siempre parece un cachorro, por ello son también llamadas los Husky miniatura.

Pero, para que tengan este aspecto de cachorros, deben ser más Pomerania que Husky. 

¿Hay diferentes tipos de Pomsky?

Existes dos tipos de Pomsky, dependiendo de cuál de los progenitores es más dominante genéticamente, o si la carga genética es igual.

Los Pomsky pueden ser de la primera o de la segunda generación.

Pomsky de primera generación

Los de la primera generación son 50% Husky y 50% Pomerania.

El porcentaje de la primera generación es balanceado de ambos padres.

Los pomsky adultos de la primera generación tendrán un peso aproximado de 9 y 14 kilos.

Pomsky de segunda generación

Los de la segunda generación, son un 25% Husky y el restante de Pomerania, es decir, un 75%.

Por lo tanto, el Pomerania tiene mayor impacto, y por eso su peso es inferior a los de primera generación.

Normalmente los de la segunda generación llegan a pesar entre 7 y 9 kilos.

Debido a su tamaño, esta generación, es la que más demanda tiene.

Características físicas

  • Pelaje:

El pelaje de los Pomsky normalmente es un poco largo y muy denso.

En cuanto a su color, eso depende mucho de sus progenitores, pero pueden ser muy claros, pasando por el blanco y el gris. También puede ser más oscuros, es decir, marrones o negros. 

De igual manera, hay Pomsky con más de un color, incluso tres colores, así como negro, blanco y marrón.

Lo más habitual es que sean de color oscuro y su cara un poco más clara.

pomsky
  • Ojos y cara:

Los ojos del Pomsky normalmente son de color marrón, sin embargo, también los hay de ojos azules.

En cuanto a su cara, su hocico es corto y sus ojos están muy cerca, típico de la raza Pomerania. 

Comportamiento del Pomsky

No es muy fácil saber cuál es el patrón de conducta o comportamiento que distingue al Pomsky, debido a que hay diferentes ejemplares.

Pero, según la genética, se puede saber más o menos cuál es la conducta, es decir, la conducta que heredará de sus progenitores, según el porcentaje que tenga de cada uno de ellos genéticamente. 

  • Pomsky con mayor porcentaje genético del Pomerania:

Cuando el Pomerania es el gen más dominante, el Pomsky será un perro más territorial y, en ese sentido, con sus adoptantes, será mucho más apegado.

Asimismo, pueden ser difíciles de socializar, pero si se empiezan a educar desde cachorros, puede ser todo muy fácil y diferente.

  • Pomsky con mayor porcentaje genético del Husky Siberiano: 

Cuando el Husky siberiano es más dominante, genéticamente hablando, los resultados son diferentes.

Al ser así, los Pomsky serán mucho más sociables, pero siempre es importante el adiestramiento a tiempo. 

Los pomsky no solo son bonitos físicamente, también lo son en su comportamiento, debido a que son perros muy juguetones y cariñosos.

Son unos perros muy amigables, y por lo tanto, muy sociables. Con una buena educación, siempre con cariño y respeto, serán los mejores perros. 

Cuidados generales que necesita un perro de raza Pomsky

El pomsky es un perro, y como cualquier raza, necesita tener algunos cuidados básicos, que todo perro necesita durante su crecimiento y desarrollo en general. 

  • Visitas frecuentes al veterinario:

Como cualquier perro, las visitas al veterinario son importantes.

De esa manera, el adoptante puede mantener la salud del Pomsky bien, y en caso de que algo salga mal, tratarlo a tiempo.

Además, así podrán mantener sus vacunas al día, las cuales son muy importantes en todos los perros. 

Los Pomsky normalmente son muy sanos, pero eso no significa que se deba prescindir del veterinario. 

  • Cepillado:

El Pomsky tiene el pelaje un poco largo, además, es muy abundante.

En ese sentido, se debe cepillar su pelaje todos los días.

También se puede establecer una rutina más suave para su cepillado, entre 3 o 5 veces a la semana. 

El cepillado ayuda a eliminar el pelo muerto y lo mantiene libre de nudos. Asimismo, permite que el pelaje se vea más bonito, brillante y suave al tacto. 

  • Higiene:

La higiene general es importante para todos los perros, por lo tanto, es necesario bañarlos con cierta frecuencia, pero más, si se ensucian.

Lo recomendable, con los Pomsky, es bañarlos dos veces al mes, es decir, cada 15 días. 

Por supuesto, es necesario usar siempre productos específicos para perros, que no dañen su piel ni pelaje.

  • Limpieza de oídos, dientes y ojos:

Es importante la limpieza de sus oídos con los productos y el cuidado necesario. 

Además, revisar sus dientes para detectar o prevenir la presencia de sarro o de placa dental. Esto podría hacerse una vez al año, o según lo que manifieste el experto de salud canina.

En la higiene, también es importante revisar con frecuencia los ojos del perro, así se evita que estén sucios y libres de pelos. 

  • Actividad física:

Los Pomsky tienen mucha energía y son muy activos durante el día.

Por tal motivo, son necesarios los paseos diarios; no solo para que puedan hacer sus necesidades, sino para ejercitarse un poco.

No necesitan un exceso de actividad, sino algo moderado, pero todos los días. Si el perro es adulto, necesita más actividad que los cachorros. 

Con una adecuada rutina de paseo y actividad física, el perro podrá mantener un peso saludable y evitar problemas de salud en el futuro.

  • Alimentación: 

Los pomsky, así como cualquier perro, necesitan una alimentación balanceada que le aporte todos los nutrientes importantes para su correcto desarrollo y crecimiento.

Si un perro tiene una buena alimentación, esa será la base para su buena salud. 

  • Juegos de inteligencia:

Los pomsky necesitan una correcta estimulación mental en todo momento.

Recordemos que es el resultado del cruce de dos razas que también son inteligentes, sobre todo el Husky Siberiano.

Por lo tanto, necesitan ser estimulados constantemente con juegos de inteligencia y también de rastreo. Eso ayudará a potenciar sus capacidades. 

¿Cuál será su tamaño de adulto?

Esta unión del Pomerania y el Husky Siberiano da como resultado un perro pequeño, aunque en su etapa de adulto, pueden crecer muy poco. 

En cuanto a su peso, es importante mencionar que no existe un estándar oficial del pomsky, pero pueden llegar a pesar aproximadamente entre 7 y 15 kilos. Esto para el pomsky adulto medio. 

Respecto a la esperanza de vida del Pomsky, es alta, gracias a ser un híbrido. Por ello, pueden vivir alrededor de 14 años, sin ningún problema. 

Cuidados en la salud del Pomsky: ¿requieren algún tipo de cuidado especial?

Algunos Pomsky son propensos a sufrir algunas enfermedades, debido a que sus padres también las pueden padecer. 

Por ejemplo, por parte de la raza Pomerania, pueden sufrir algún tipo de problema ocular y con sus articulaciones; y por parte del Husky, alergias.

El Pomsky podría heredar las enfermedades mencionadas. También son propensos a problemas cardíacos, por descendencia del Pomerania. 

Es por esto que las visitas con el veterinario son importantes para que el Pomsky se mantenga sano. Con las visitas al especialista, se podrán proteger de alguna enfermedad. 

Es importante mencionar que, muchos de los problemas de articulación que presentan los Pomsky, es por el mismo cruce.

Al unir al Husky, el cual es grande y fuerte, con el Pomerania, que es más pequeño, las articulaciones se ven afectadas al resistir más de lo que desearían. 

El Pomsky y los niños

Como hemos mencionado, mucho del comportamiento del Pomsky depende de sus padres, del Husky y del Pomerania y de cuál de los dos tenga más carga genética. 

Cuando son más Pomerania, es donde más necesitan educación, porque podría predominar el carácter del mismo; pero si predomina el Husky, son mucho más amigables y juguetones. Por lo tanto, un buen perro para los niños. 

El pomsky no es un perro agresivo, solo son, a veces, un poco desconfiados, tímidos o incluso, miedosos. 

Es necesario que desde que el Pomsky es un cachorro, tenga contacto con los niños, si es posible. De esa manera, aprenden a estar juntos.

El Pomsky aprende a estar rodeado de niños y el niño aprende a tratar con cariño al Pomsky. Así podrán tener una buena y sana relación. 

Eso sí, de igual manera que se exige al perro tener buena relación con los niños, se le debe exigir al niño tener una buena relación con el perro mediante una buena educación.

¿Se puede vivir en un piso con esta raza?

El Pomsky tiende a ser un perro pequeño y cuando son adultos, su peso llega a ser de 15 kilos.

Su tamaño dependerá de la carga genética que tenga de cada padre. Si es más Pomerania será más pequeño, pero si predomina el Husky, serán más grandes. 

Los Pomsky son buenos candidatos para vivir junto a sus adoptantes en un piso.

Son excelentes compañeros para un piso, debido a que se adaptan, sin ningún problema, en caso de que el piso sea pequeño. 

Por supuesto, cuando es un piso, el adoptante debe sacarlo de paseo diariamente para que el perro pueda correr y jugar al aire libre; son perros con mucha energía. También, para sus necesidades. 

¿Por qué no adoptar un Pomsky?

Sencillamente, porque no es un cruce natural.

Es un cruce artificial realizado con el único fin de ganar dinero, de comercializar con perros como si de mercancía se tratara.

Desde “Encantador de perros” estamos totalmente en contra de estos experimentos cuyo único fin es económico.

Hay numerosas razas y cruces de razas maravillosas que esperan una oportunidad de ser adoptadas, sin necesidad de que haya dinero de por medio, y sin necesidad de que un perro se convierta en un capricho.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.