El pug o carlino, una raza que sufre

Es innegable que el pug o carlino es una de las razas con más carisma de todas las que conocemos de forma oficial.

Es el típico perro que o te encanta o te parece feo, y dentro de los que piensan que es feo, acaban siendo conquistados porque es un perro muy cómico.

Aunque es un perro independiente, tiene una personalidad que lo hace único, por eso, el carlino, es una de las razas más populares en el mundo.

En Europa, concretamente, es la tercera raza de perro más buscada en Google, liderando las búsquedas en países como Irlanda, Portugal o Turquía.

El carlino antes y después

El carlino es una de las razas más antiguas que se conocen.

Se calcula que se originó aproximadamente allá por el año 1000a.c. en China. De hecho, como otras razas orientales, tiene cierto parecido con el Pekinés y el Shih Tzu, ¿cierto?

A lo largo de los siglos XVI y XVII fue conociéndose y expandiéndose a lo largo de toda Europa, y fue una de las razas predilectas de aristócratas.

A muchos os sonará el cuadro de Francisco de Goya en el que podemos observar un carlino.

carlino en el arte
Francisco de Goya. Óleo sobre lienzo: Marquesa Mariana de Pontejos (1786)

Hablamos del siglo XVIII, donde los carlinos eran diferentes a los de ahora.

Gracias al testimonio de varios cuadros (en aquellos tiempos donde faltaban siglos hasta la invención de la fotografía) podemos observar claras diferencias del carlino original al carlino de hoy en día.

carlinos
Gourlay Steel – The Drumpellier Pugs – 1867
Horatio Henry Couldery (1832–1893) – A Pug

Cuerpos más estilizados, hocicos más largos, cabeza más ovalada…

El carlino de hoy en día tiene poco que ver con su original.

pug

Cuerpo más compacto, cola más enroscada, cabeza más redonda, hocico completamente chato…

Buscando la raza perfecta

La Revolución Industrial supuso un cambio de mentalidad en los hombres de aquella época.

Se obsesionaron en buscar la perfección en todos los niveles de la vida y sociedad: vestuario, música, arte, arquitectura, transportes… y los perros no se libraron de ello.

De hecho, fue durante la Revolución Industrial donde nacieron el 80% de las razas de perros que conocemos hoy en día, y el resto, sufrió importantes modificaciones físicas.

Es el caso del carlino. Apenas queda nada del original.

Y el carlino de hoy en día es una raza que nace para sufrir durante toda su vida.

Incluso los adoptantes de estos animales no son conscientes del sufrimiento físico al que están sometidos desde que nacen.

Dan por sentado que esa respiración costosa forma para de la raza, sin problemas.

¿A qué nos referimos? Braquiocefalia que provoca serios problemas de respiración que origina una baja oxigenación constante y bloqueo traqueal, problemas de dermatitis en la piel debido a los pliegues del hocico con continuos problemas bacteriológicos, problemas en el corazón, tensión alta, problemas dentales debido a su complejidad y una cola extremadamente enroscada, señal de identidad de los carlinos que, en casos graves, ha provocado problemas en la columna vertebral del animal.

Como ves, nos encantan los carlinos, sin embargo, el hecho de saber que sufren, ¿compensa solo porque nos encaprichamos de esta raza?

A nosotros, claramente, no. Nos encantan los carlinos originales.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.