Cómo reducir la ansiedad de tu perro

La ansiedad es uno de los trastornos que puede sufrir un perro.

Hay muchos factores que la generan y una lista de acciones para contrarrestarla.

Seguir una rutina, acompañarle más de lo habitual o el cannabidiol para mascotas, son algunas de las soluciones para que el animal supere este problema.

La ansiedad en los perros puede surgir por diversos motivos que se traducen en nervios, inquietud y aceleración en el animal.

Esto genera inseguridad y alteraciones en el comportamiento que pueden desembocar en problemas derivados.

Las consecuencias son muy negativas si no se buscan medidas para solucionarlo.

No hay que descartar acudir a un experto veterinario si la situación se complica.

Este estado de ansiedad se puede tratar de diferentes maneras.

Por un lado, hay que evitar que el animal pase muchas horas solo. La compañía le ayuda a expresar sus sentimientos y a liberarse de sus miedos.

Evidentemente, tenemos otras obligaciones, así que hay momentos del día en los que nos resulta imposible estar junto a él.

Para esos tiempos muertos, se pueden dejar juguetes y objetos que le permitan distraerse y buscar un objetivo.

Actividad física y rutina

El ejercicio físico es una terapia imprescindible para un perro con ansiedad.

La actividad le permite estimular sus músculos y liberar energía. Son animales y necesitan moverse. 

Estar anclados en casa o en un espacio cerrado no les ayuda y refuerza su trastorno. 

Los animales grandes o de determinadas razas necesitan mucho movimiento a lo largo del día.

Si padece de ansiedad, esta ración de ejercicio hay que multiplicarla. Esta actividad va ligada a salir a pasear por parques y calles; o a correr por el campo.

En estos casos, es muy probable que el animal interactúe con otros de su misma especie. 

Esta relación con otros perros disminuirá su tensión y será beneficiosa para la terapia.

Todo este proceso se realiza en compañía del dueño.

Es recomendable jugar con él y tratar de estimularle, ya que una mejor conexión con el ser humano también influye en la mejora de su estado mental.

La rutina es buena para disminuir la ansiedad.

De esta manera, el perro puede hacer en su mente una programación diaria y sabrá lo qué va a hacer y cuándo lo hará.

Conocer el futuro a corto plazo disminuye sus nervios.

Esta organización del día incluye todas las acciones que afectan al animal, como los juegos y paseos o las comidas.

Cannabidiol para mascotas

Por otro lado, hay productos que ayudan a mejorar la salud mental de los perros y, en este caso, a reducir los niveles de ansiedad.

El cannabidiol para mascotas tiene beneficios para este tipo de animal con efectos calmantes que reducen la ansiedad y el estrés.

Es un producto que tiene efectos antiinflamatorios, analgésicos y ansiolíticos que mejoran el nivel de vida de las mascotas

Otra de las ventajas del CBD es que no conlleva riesgos en la salud del animal, ni desde el punto de vista físico ni mental.

Sí que es importante proporcionarle una dosis adecuada, bien incluyéndola en la comida o bien insertándolo directamente en la boca.

Tiene un sabor agradable, para que el perro no lo rechace.

¿Por qué surge la ansiedad?

Además de conocer las soluciones, es importante saber las causas del problema.

Entender los factores que pueden llevar a un perro a tener ansiedad ayuda a aplicar mejor la terapia.

La ausencia de socialización es uno de los motivos que pueden generar este trastorno. 

Los perros son animales sociables que necesitan estar en contacto con otros seres vivos, principalmente seres humanos u otros perros.

Este aspecto es especialmente importante en los primeros meses de vida, cuando el cachorro empieza a conocer su entorno y aquellos seres con quienes se relacionará.

Desarrollar este proceso inicial es clave para evitar problemas durante los primeros años.

La falta de atención o el hecho de pasar mucho tiempo en el mismo sitio, sobre todo si es un espacio cerrado, como una vivienda; también generan ansiedad.

Se aburre, no tiene alicientes y esto acaba traduciéndose en estrés y desesperación.

Si tenemos una mascota, pero no la atendemos ni jugamos o interactuamos con ella; posiblemente acabe cayendo en este trastorno.

Además, los animales suelen tener miedo a los ruidos potentes como los petardos o las tormentas.

Si bien estas situaciones se producen con mucha frecuencia, es recomendable reducir al mínimo su número.

La separación de sus dueños o el maltrato son otros factores que pueden generar ansiedad en el can.

Esto va ligado a su marcado carácter socializador.

Se recomienda que el perro esté acompañado de su madre durante las diez semanas posteriores al parto, ya que esto le transmite una seguridad que le acompañará durante el resto de su vida.

De lo contrario, puede sentirse desprotegido e inseguro durante sus meses de crecimiento.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.