mitos perros e invierno
@lizzie.bear

Mitos sobre los perros y el invierno

¡Cuántos mitos habremos oído sobre los perros! Que si ven en blanco y negro, que si para saber la edad humana de los perros tienes que multiplicar por 7, que si todos los perros blancos son sordos… En fin, podríamos continuar diciendo falsedades durante todo un post, sin embargo, hoy queremos desmitificar aquellas falsedades relacionadas con los perros y el frío invernal. ¿Te suena alguna?

mitos perros e invierno
@lizzie.bear

Estos son los mitos más famosos:

El pelo protege a cualquier perro del frío. Esto es un mito. Si bien el pelo sirve para proteger no solo del frío sino también de las quemaduras del sol, no todos los perros y todos los pelos son iguales. El pelo del Husky no es el mismo que el pelo de un Chihuahua. Además de que el Husky tiene una gruesa capa de grasa que lo protege aún más del frío, otros perros no tienen esa capa y encima tienen el pelo fino, por tanto, ¿el pelo protege? Sí, pero depende del clima donde se encuentre va a a necesitar que le protejas quizás con ropa de abrigo.

La nieve es segura para el perro. Quienes tengan perros que puedan disfrutar de la nieve sabrán lo que disfrutan mordiéndola y jugando con ella y hasta tragándola para saciar la sed. Pues bien, no negamos que la nieve recién caída no sea segura, pero la que lleva tiempo en el suelo, mucho ojo, porque podrían haber echado sal u productos químicos que ignores y tengas un buen susto. Es mejor educar al perro a no jugar con la nieve con la boca.

El perro se deshidrata menos en invierno. Esto no es verdad. Un clima muy frío puede ser tremendamente seco y no olvides que los perros pierden muchísima humedad a través de su respiración, por tanto, siempre ten su cuenco de agua fresca y limpia, como si estuviéramos en verano. Que no tú no tengas tanta necesidad de beber, no significa que tu perro no la tenga.

En invierno no hay pulgas ni garrapatas. Uno puede pensar. con el frío que hace las pulgas y garrapatas están escondidas del frío esperando que venga el calor, sin embargo, ¿dónde buscan el calor? Sí, cerca de los hogares, por tanto, no te despistes y sigue con los tratamientos de prevención para parásitos.

No hace falta recoger la caca del perro en la nieve porque se desintegra. ¿Hola? ¿Nadie te ha dicho que el frío conserva? Pues sí, la caca de tu perro se mantendrá más tiempo ahí, con todo lo que acarrea: un peligro higiénico y sanitario del que tú solo serás responsable (y guarro de paso).

Los perros tienen su propia protección para el invierno. No, amigo no. Si estás pensando en pasear por la nieve con tu perro, que sepas que las almohadillas sufren y mucho quemaduras por congelación. Utiliza un bálsamo protector para almohadillas y si tu perro va a caminar por la nieve aunque sea por un ratito, ponle botas protectoras.

Los perros se sacuden toda la nieve por ellos solos. Por lo menos lo intentan, sin embargo, a veces quedan trocitos de hielo que pueden quemar su piel. Intenta secar el pelo del perro concienzudamente y no te despistes.

¡Feliz invierno!

¡Comparte!
  • 177
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    177
    Shares

1 Comment

  • Muy bueno. Hoy me han gustado mucho y ya tengo ganas de aplicar tus consejos… sobretodo los de la nieve…. aunque tengo una mezcla de Labrador y husky suuuppeerr blancoooo y quizás le tendré que poner un pañuelo rojo para no perderlo jejeje…

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.