transportín para perro

Transportines para viajar con perro: la forma más segura de viajar

El perro es un miembro más de la familia, por eso, muchas son las familias que cuando salen de vacaciones incluyen a su perro.

Ahora bien, así como cuando nosotros viajamos lo hacemos cumpliendo con unos mínimos de seguridad: cinturón de seguridad, por ejemplo, no podemos olvidarnos de los mínimos de seguridad para nuestra mascota.

La Dirección General de Tráfico lo tiene claro a la hora de viajar en coche con perro, que es el medio de transporte que compartimos más con nuestra mascota: el transportín es el sistema de seguridad más seguro para un perro.

Quizás no sea el más cómodo, sobre todo si las distancias son largas, pero si acostumbramos al animal a relajarse dentro de un transportín la experiencia puede ser más placentera.

En coche, los sistemas de seguridad para un perro son:

  • El cinturón de seguridad con arnés, que puede tener uno o dos enganches. No es el sistema más seguro ya que puede ante cualquier choque el cuerpo del perro puede impactar con el asiento delantero, trasero o los laterales del coche.
  • La rejilla divisoria. El animal va suelto en el maletero lo que le hace muy vulnerable ante cualquier frenazo o choque.
  • El transportín. Sin duda, dentro del mismo, el perro puede viajar de la forma más segura, de forma que ante cualquier choque, el transportín y el perro se comporten casi como un todo, por lo que el impacto es menos agresivo.

Ahora bien, hay que saber dónde colocar el transportín para que, dentro del coche, sea lo más seguro posible. Sobre el asiento no es nada recomendable ya que ante cualquier impacto, el transportín podría volar por el interior del vehículo impactando incluso sobre las personas que haya en el interior.

Sin embargo, si tenemos un perro pequeño, colocar el transportín en el suelo, entre el asiento trasero y el delantero, es perfecto para evitar que pueda moverse. Si, por el contrario, tenemos un perro grande, el maletero es el sitio más seguro para él.

Pero, ¿y si viajamos en otros transportes? Ya sea para viajar en barco, avión o tren, el único sistema de seguridad permitido es el transportín. Deberemos cumplir con las medidas que cada compañía exija, sin embargo, también debemos procurar que el perro tenga espacio en su interior para ponerse de pie, en caso de necesidad de estirar las patas. En este sentido, debes apostar por un transportín para perro grande en aquellas razas de perros grandes, y por un transportín de tamaño reducido para razas de perros que apenas alcanzan los 10 kilos.

Además de la utilidad que tiene a la hora de viajar, el transportín se puede convertir en la guarida perfecta para tu perro.

transportín para perros

Nosotros, siempre aconsejamos a los nuevos adoptantes de un perro la adquisición de un transportín ya que los perros cuando son cachorros  requieren de un lugar cubierto donde sentirse protegidos y seguros. Una manta y un peluche completarán la cama perfecta para el perro.

Como adoptantes, nos vendrá de perlas tener un transportín en casa para trabajar las normas de convivencia del animal en la familia. Así, podemos educar a nuestro perro a permanecer en el transportín siempre que recibamos al cartero, por ejemplo, o cuando tengamos que fregar el suelo.

Así, el transportín tiene no solo la utilidad de servir de guarida y de cama para tu perro, si no que se puede convertir en su salvavidas en cualquiera de los viajes que realice con vosotros.

¡Comparte!
  • 8
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    8
    Shares

1 Comment

  • Gracias por compartir esta información con aquellas personas que somos dueños que amamos a nuestras mascotas y deseamos seguir aprendiendo a cuidarlos eficazmente =)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.