Glaucoma en perros: síntomas y tratamiento

El glaucoma en perros es un tipo de enfermedad que degenera el nervio óptico y cuando no se trata a tiempo, puede producir una ceguera permanente

Es muy importante que los adoptantes conozcan sobre esta patología, debido a que el daño degenerativo que produce en los perros disminuye su campo visual y, todo esto, lo limita en sus actividades cotidianas.

Al detectar que algo no está bien con la visión de tu mascota, será el primer paso para reaccionar a tiempo y evitar que la enfermedad empeore y se salga de control.

Glaucoma en perros, ¿qué es?

Este tipo de enfermedad se produce por una acumulación de líquidos en el ojo y, debido a ello, se aumenta de manera progresiva la presión intraocular. 

Los cuerpos ciliares del ojo son los encargados de producir humor acuoso, este líquido tiene la función de proteger el ojo.

Cuando un ojo está sano, el líquido va renovándose y se elimina a través de los canales de drenaje.

Cuando estos canales se encuentran obstruidos, se produce un exceso de líquido en el interior del ojo aumentando la presión intraocular y provocando daños definitivos.

De acuerdo con el Instituto Veterinario Oftalmológico, los glaucomas pueden afectar de manera progresiva el sistema óptico, puede perjudicar ambos ojos y, con el tiempo, ocasiona la ceguera irreversible.

Por ello, los veterinarios recomiendan realizar de manera frecuente las revisiones, debido a que en algunos casos existen patologías como la diabetes, que pueden empeorar un glaucoma.

Nota: Esta enfermedad puede afectar tanto a humanos como a perros, por lo que las visitas regulares al veterinario y oftalmólogo, pueden prevenir o controlar su aparición.

Síntomas del glaucoma en los perros

Esta enfermedad suele ser difícil de detectar en sus primeras etapas, ya que no en todos los casos existen síntomas visibles.

En términos generales, es una patología que puede pasar desapercibida hasta que se encuentra en una fase más avanzada.

No obstante, puede observarse algún cambio en su comportamiento. Este cambio, se debe a que el campo visual del perro comienza a disminuir con el paso del tiempo.

Cuando el sistema ocular se ve afectado por esta patología, comienza a adquirir una coloración blanquecina con signos de inflamación y esto se debe a la incorrecta liberación de los fluidos.

Cuando eso ocurre, la presión intraocular comienza a aumentar a medida que este líquido se acumula en el interior del ojo del perro.

Esta irritabilidad, puede llegar a generar comportamientos agresivos en el perro, además de otros cambios en su conducta, como taparse con frecuencia los ojos y caminar lento para evitar tropiezos dentro o fuera de su hogar.

Uno de los principales síntomas, el cual es el detonante de alarmas en adoptantes, es cuando el perro se encuentra más distraído de lo normal en espacios abiertos.

Esto se manifiesta debido a que su vista empeora.

Cuando la patología avanza, comienzan a manifestarse síntomas, como:

  • El glóbulo ocular se torna con un velo gris e hinchado.
  • El perro manifiesta molestias ante la luz, lo que hace que cierre sus ojos frecuentemente.
  • Dolor ocular.
  • Exceso de lágrimas.
  • Su pupila se dilata y tiene su mirada inexpresiva y fija.
  • Enrojecimiento en los ojos.
glaucoma en perros

Tipos de glaucoma y su clasificación

Dependiendo de las causas del glaucoma presentado en un perro, pueden existir dos tipos de glaucoma. 

  • Primario: El glaucoma de origen primario aparece de acuerdo a la herencia. En gran parte, la mayoría de los perros que sufren de esta enfermedad, pueden llegar a sufrir la patología en ambos ojos. 
  • Secundario: Cuando el glaucoma se provoca a raíz de una enfermedad o golpe. Los padecimientos más comunes son: uveítis, desplazamiento del cristalino, cataratas, hemorragias, tumores, entre otros, que pueden llevar al perro a sufrir de esta situación. A pesar de todo, este tipo de glaucoma tienen un mejor pronóstico a la hora de su recuperación.

De acuerdo al tipo de glaucoma, este puede clasificarse en agudo y/o crónico.

  • Agudo: Provoca fuertes dolores en el perro. La consistencia del ojo se vuelve más dura, la córnea se opaca y las pupilas se dilatan.
  • Crónico: Puede derivar a raíz de una ceguera que no se trate adecuadamente.

Nota: Para poder determinar cuál es el tipo de glaucoma al que se enfrenta el perro, es necesario que el adoptante lo lleve a una consulta con un especialista. Evita la automedicación en todo momento.

Causas del glaucoma en perros

El glaucoma es una enfermedad de grado crónico agudo, principalmente de origen hereditario.

Esto indica que es esencial que, como adoptante, conozcas la herencia genética del perro adoptado.

De esta manera, al conocer si tu perro podría padecerla, será posible saber si es necesario hacer un seguimiento de la enfermedad. 

  • La principal causa de un glaucoma en los perros es su origen genético, aunque también puede ser causada a raíz de un golpe u otro tipo de padecimiento. 
  • El envejecimiento también puede ser un factor para aumentar las probabilidades de que el perro tenga glaucoma. Por ello, los glaucomas en perros de mayor edad, suelen ser bastante comunes.

Nota: Cuando los perros son mayores de cinco años y cuentan con antecedentes familiares de esta patología, es recomendable que se realicen revisiones periódicas con el médico veterinario. 

¿Se puede curar el glaucoma?

Lamentablemente, según algunas estadísticas, los índices de curación de esta enfermedad no son positivos.

Hasta un 40% de perros que padecen de glaucomas se quedan ciegos al cabo de un año tras iniciar la enfermedad.

La ceguera aparece en el perro, a pesar de realizar tratamientos o cirugía.

Por lo tanto, es importante que los adoptantes le proporcionen los cuidados necesarios a su perro, siempre con el único fin de ayudarlo a vivir cómodamente y mejorar su calidad de vida.

Puedes habilitar espacios dentro de tu hogar que no tengan ningún obstáculo ni sean peligrosos para el perro y conseguir un arnés antigolpes para evitar choques innecesarios. 

¿Cómo puede tratarse el glaucoma en perros?

El glaucoma es una enfermedad que debe ser tratada exclusivamente por un veterinario.

Esto se debe a que el veterinario debe determinar la presión ocular y determinar la tensión del mismo.

De esta manera, es más probable que logre diagnosticar el glaucoma en su primera etapa. 

Existen diversos tratamientos para tratar esta afección, pero, al principio, el veterinario podría recetar diversos fármacos con el fin de poder salvar la vista del perro.

Drenaje

Si hay presencia de líquido acumulado, se procederá a realizar el drenaje.

Este tratamiento tiene como objetivo principal proteger el nervio óptico.

La técnica comúnmente utilizada para ello se conoce como ciclocrioterapia, donde se emplean bajas temperaturas para eliminar las células que producen el líquido en grandes cantidades.

Extirpación 

En casos donde el glaucoma se categoriza como crónico y el ojo afectado ya no tiene visión, se trata de un objeto susceptible a infecciones.

De ser así, es muy probable que el veterinario indique la extirpación.

En algunos casos suelen emplear la colocación de una prótesis por cuestiones estéticas, mientras que otros solo suturan la cavidad.

glaucoma en perros

Antibióticos y láser

Cuando las razones que desencadenan un glaucoma se deben a una infección, la principal solución es el uso de antibióticos.

En casos más avanzados, es frecuente que puedan frenarse sus efectos con ayuda de la cirugía láser, sin embargo, esto es un tratamiento preventivo y tiene un coste elevado.

Prevención y uso de colirios

La mejor prevención contra el glaucoma en los perros es evitar golpes, accidentes y peleas.

Además, los perros deben completar diferentes tratamientos periódicos con el objetivo de prevenir infecciones.

Por ello, las visitas anuales con los expertos en salud canina son de gran importancia.

Los médicos veterinarios siempre recomiendan la prevención.

Por tal motivo, si tienes un perro de raza vulnerable a padecer de glaucoma, debes llevar al día todos sus controles veterinarios y, ante cualquier síntoma, siempre consultar con el médico profesional.

Adicionalmente, dentro de la prevención de los glaucomas en perros, también existe la posibilidad de aplicarles colirios para reducir el líquido intraocular.

Esto, sobre todo, si se trata de un perro que presenta córnea delgada o pertenece a una raza predispuesta de la enfermedad.

Cuando los perros son diagnosticados con esta enfermedad, suelen recibir tratamientos preventivos en el ojo que no está infectado. De esta manera, se puede prevenir una ceguera progresiva en el perro.

Importante: Si el perro ya padece de glaucoma en un ojo, lo más probable es que manifieste la enfermedad en el otro. Por lo que recomendamos que siempre utilice un arnés antes que un collar, para poder así reducir la presión intraocular. 

Operación de glaucoma, ¿funciona la cirugía en los perros?

Cuando los tratamientos farmacológicos no tienen el resultado esperado, el veterinario puede optar por distintas técnicas.

La más habitual tras una extirpación fallida y tratamiento previo es la cirugía, sin embargo, es importante considerar que debe ser realizada por un especialista con total experiencia y que esté cualificado. 

Dentro de las opciones de cirugía podemos encontrar la criocirugía, la cual consiste en congelar y destruir partes del cuerpo ciliar.

De esta forma, puede disminuirse la aparición de humor acuoso.

Otra opción también es el uso de láser para glaucomas en perros.

También existen técnicas como lo son los gonioimplantes que pueden ayudar a eliminar el exceso de humor acuoso.

Nota: Cuando existen casos donde la ceguera está presente, el problema puede ser diferente puesto a que el ojo se expone a sufrir de trastornos como las lesiones en la córnea. Al ser así, la solución más común es extirparlo. 

Cuidados de un perro con glaucoma

Cuando los perros sufren de este tipo de enfermedad, es necesario proporcionarle atenciones y cuidados extra. 

Algunos de los más recomendables, son:

  • No saltarse las curas:

Para controlar la evolución de un glaucoma es importante vigilar y mantener sano el ojo no afectado. Por ello, debes vigilar constantemente al perro y realizar las curas según las indicaciones del médico veterinario.

  • No utilizar collares de presión:

Los veterinarios recomiendan el uso del arnés, ya que estos ayudan a evitar la presión intraocular, algo que no sucede con los collares de presión. 

  • Observar el comportamiento del perro:

Es importante siempre vigilar el comportamiento del perro, ya que, debido a la enfermedad, puede notarse más agresivo de lo habitual. Por esta razón, es necesario vigilarlo, más cuando hay niños a su alrededor.

  • Amor, cariño y paciencia: 

Además del tratamiento que recomiende tu veterinario, es importante brindarle mucho amor y cariño al perro.

La pérdida de la visión supone un comienzo diferente en su vida, por lo que su confianza se verá afectada.

Por ello, es importante estar siempre al pendiente de su estado de salud y acompañarle durante todo el proceso con mucha paciencia.

¿Existen remedios caseros para tratar el glaucoma en perros?

Actualmente no se conoce ningún tratamiento casero con el que pueda tratarse el glaucoma en los perros.

Por ello, es importante seguir estrictamente los tratamientos que proporcione un veterinario, debido a que estos serán los que ofrecerán resultados positivos. 

Es de vital importancia que los adoptantes presten atención a cualquier síntoma que pueda manifestar el perro.

El más mínimo detalle puede ser una alerta ante esta enfermedad, por esta razón, si observas algo diferente en el comportamiento o la visión de tu perro, debes acudir a una clínica veterinaria para conocer el diagnóstico correcto lo más pronto posible. 

¿Qué razas están más predispuestas al glaucoma?

Como se ha comentado anteriormente, la enfermedad se manifiesta en su gran mayoría por la herencia genética de los perros, por lo que cualquier raza podría padecerlo.

No obstante, hay algunas razas que son más propensas a padecer glaucoma.

Algunas de las razas más predispuestas a sufrir de un glaucoma, son:

Breve conclusión

El glaucoma es una enfermedad que puede atacar en cualquier momento a un perro, por lo que es importante acudir a sus revisiones periódicas.

De igual manera, es importante tener presente que, antes de adoptar a un perro, es necesario conocer su herencia genética.

Al conocer esto, se puede controlar a tiempo la aparición de esta posible enfermedad u otras patologías hereditarias. 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.